Consejos a un euro diez

Aquella mañana, después de que te marcharas del bar, miré hacia abajo y pude ver la solución.

Había estado ahí todo el tiempo, a unos centímetros de sorbo.

M. L. F.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: