Consejos a un euro diez

Aquella mañana, después de que te marcharas del bar, miré hacia abajo y pude ver la solución.

Había estado ahí todo el tiempo, a unos centímetros de sorbo.

M. L. F.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: