Cicatrizando heridas

Cicatrizando heridas

El mundo está enrarecido.

Acabará un año y empezará otro.

Sigue siendo siempre lo mismo.

Las rosas ya no pinchan como antes.

O tal vez lo que ocurre es que ya no duele,

lo que antes lograba matarme.

Ahora probablemente solo escuece.

Ni siquiera las heridas sanan igual.

El mundo está enrarecido.

Y yo lo deseo cambiar.

Venderé versos para enamorados.

Que los hay.

Aun rezagados.

Ocultos tras esas máscaras.

Y se hacen los duros

Para no ser repudiados.

Todos temen ser cuestionados.

Mostraré el suero de la verdad

Para los valientes que deseen probar.

Saldrán secretos, mentiras.

Traiciones desmedidas.

Pero también se descubrirán amores

apasionados.

Platónicos, agónicos, eternos,

que jamás fueron contados.

¿Cuántos serían capaces de someterse al polígrafo?

Y aun así  mantener indemne su vida actual.

De mostrar cuanto desearon probar.

De admitir que no escogieron, lo que dejaron escapar.

¿Quién es el valiente que se atreve?

Más de uno y más de dos, lo temerán.

Demasiados mienten.

Ocultando lo que sienten.

Que prefieren la continuidad de una vida insulsa.

A reconocer la verdad.

¿Si te dieran la opción de volver atrás?

¿Volverías a hacerlo todo igual?

Empieza un nuevo año.

Tal vez, es tú última oportunidad.

Hazlo ya.

By Miriam Giménez Porcel.

10 comentarios en “Cicatrizando heridas

  1. Me encantó, Miriam! Me quedo con ese final magnífico y con el propósito de ser más honesta conmigo misma en este año que entra. Un besote enorme! 😉

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: