Muchas especies de pulpos, calamares y demás criaturas marinas tienen unos tejidos especializados que les permiten manipular la transmisión y el reflejo de la luz y son capaces de «desaparecer» gracias a estos tejidos.un equipo de científicos de la Universidad de California en Irvine, han podido descubrir y diseñar células humanas con capacidades similares a estas criaturas. Este equipo describe que durante la investigación se inspiraron en la piel de los cefalópodos  para dotar a las células de mamíferos de una transparencia ajustable y propiedades vinculadas a la dispersión de la luz.

Nuestro proyecto científico esta basado en el diseño e ingeniería de sistemas celulares y tejidos con propiedades controlables para transmitir, reflejar y absorber la luz. Estos expertos se basaron en la capacidad de las hembras de calamares (doryteuthis opalescens) para evadirse de sus depredadores cambiando el tono de su piel. Este calamar tiene células llamadas leucóforos que pueden alterar la forma en que dispersan la luz, dentro de estas células hay unas proteínas llamadas reflectinas que pueden producir camuflaje. El equipo hallo la forma para introducir estas proteínas en células humanas con el objetivo de ver si la capacidad de dispersión de la luz se mantenía y si lo consiguieron. Descubrieron que la proteína se unía en el citoplasma de las células y, mediante el uso de microscopía óptica y espectroscopía, observaron que las proteínas provocaban la dispersión de luz. “En otras palabras – señalan los autores –, se comportaron ópticamente como lo hacen en los cefalópodos”.

Si bien esto no significa que habrá humanos transparentes en un futuro, señalan que esta investigación puede ofrecer algunos beneficios tangibles en el corto plazo. Uno de ellos es abrir la posibilidad de usar reflectinas como un nuevo tipo de marcador biomolecular para facilitar el estudio de células y la detección de problemas.