OVARB

Parecía mentira que después de tantos años y tanta polémica al respecto, siguiese viva en aquella galaxia la fiesta en cuestión. El tiempo parecía haberse detenido, aunque ya nada era igual. Los años habían pasado y todo había cambiado, pero aquel hombre continuaba dando espectáculo. Mucha de aquella gente que iba a ver al torero, que a pesar de su indumentaria sideral, seguían llamándole de igual modo. Eran habitantes procedentes de la tierra, aprovechaban para reunirse y entablar amistad, como siempre se ha hecho en cualquier lugar de entretenimiento. Con su puro y su merienda acudían al singular coso para disfrutar de la particular liturgia y simbiosis que se fusiona y se ve compenetrada entre los dos combatientes. En el reloj daba la hora punta, la hora de la verdad donde dos criaturas vivientes median sus fuerzas. Demostrando en cada momento la bravura y el arte de ambos. Una especie de sonido parecido a un clarín anunciaba la salida del astado…

Oyéndose mientras todo estaba en silencio, con el futuro presente una voz que decía: Busca bajo mi falda… Refiriéndose sin lugar a duda al capote con el que lo recibía…

Adelina GN

A %d blogueros les gusta esto: