La deuda del Cervantes con las mujeres

Si Cervantes hubiera sido mujer seguramente El Quijote no habría llegado a ser nunca la obra más destacada de la literatura española y una de las principales de la literatura universal. Traducida a más 140 lenguas, dialectos o variedades lingüísticas. Tampoco habría logrado vender más de quinientos millones de ejemplares del libro, ni ser uno de los más vendidos de todos los tiempos desde su publicación allá por 1605.

El Premio Cervantes, es un premio de literatura en lengua española concedido anualmente por el Ministerio de Cultura de España a propuesta de las Academias de la Lengua de los países de habla hispana. Fue instituido en 1976 y está considerado como el galardón literario más importante en lengua castellana. Está destinado a distinguir la obra global de un autor en lengua castellana cuya contribución al patrimonio cultural hispánico haya sido decisiva. Está dotado con 125.000 euros y toma su nombre de Miguel de Cervantes y Saavedra, autor de la que se considera la máxima obra de la literatura castellana, Don Quijote de la Mancha. Su primera edición tuvo lugar en el año 1976. El Premio Cervantes no puede ser dividido, declarado desierto o ser concedido a título póstumo, según las normas que se establecieron después de que en la edición de 1979 el jurado decidiera conceder el premio “ex aequo” al español Gerardo Diego y al argentino Jorge Luis Borges.

La poeta Ida Vítale (Montevideo, 1923) toma el relevo a María Zambrano (1988), Dulce María Loinas (1992), Ana María Matute (2010) y Elena Poniatowska (2013) en el reducido podio femenino.

Las cifras demuestran una vez más la dictadura del machismo en la literatura hacia las mujeres, relegándolas a casos ultra excepcionales, en lugar de tratarlas como a iguales, otro de los paradigmas que debiéramos cambiar cuando esta sociedad, que presume de moderna e igualitaria, llegue un día a serlo en realidad.

Estoy muy orgullosa en varios aspectos de este merecido premio, primero y obvio, como mujer, segundo como poeta, y tercero como escritora en aprendizaje.

Y no quería dejar de plasmar las cifras del porcentaje de mujeres que han obtenido este preciado galardón, para demostrar una vez más lo poco igualitaria, además de injusta, que es la Literatura en este caso, y otras muchas disciplinas por añadido con las Mujeres.

De los 43 premios concedidos desde 1976 / 4 mujeres= 9,7%

2013 Elena Poniatowska

2010 Ana María Matute

1992 Dulce María Loynaz

1988 María Zambrano

En un día de regocijo para las mujeres, quiero desde este humilde blog hacer mi particular homenaje a estas cinco elegidas, muy en especial a Ida por engrosar esta lista con su maravillosa poesía. Y en ellas dar las Gracias a otras muchas mujeres que estando a la altura nunca obtuvieron el reconocimiento que sin duda merecieron.

Ardua y desagradecida la tarea de las letras, como la de cualquier otra carrera que concede pocas treguas a las mujeres y apenas reconocimiento.

Desglosar quién es Ida Vitale es fácil hoy, que todo internet habla de ella, podemos haberla conocido antes o hacerlo a partir de ahora. Si apenas nos llegan nombres de las letras Latinoamericanas, imagina el porcentaje que podemos extraer de las mujeres en estos casos. Nos felicitamos porque hoy al menos en las Redes muchas personas se dediquen a buscar y localizar sus obras, y sea #trendingtopic en todos los círculos.

La wikipedia se encargará de informarnos sobre su biografía, pero sólo sus letras nos mostrarán su alma. Por eso me gustaría dejar aquí reflejadas sus palabras para que nunca olvidéis que cuando una mujer escribe un poema deja en él mucho más que palabras.

Gracias IDA

@carlaestasola

Música: Mikhail Glinka – Viola Sonata in D Minor

Imagen: Internet

Sus Poemas

Borges

En el bosque de Borges es oscuro

lo claro, lo negro guarda el blanco,

lo blanco que es lo múltiple y el solo

color solar, hasta el aciago negro

que el alma infausta reconoce como

la ausencia en penas de la luz interna.

Miró la mezquindad pasar, la fuerza,

calmo de lealtades y paciencias.

Anduvo laberintos, pensó espejos,

zahires, bibliotecas infinitas,

quieto en un centro de sabiduría

velocísimamente movedizo.

De otros caminos, de ninguna patria,

de dioses poderosos y olvidados

fue la memoria donde renaciesen.

Veneró comprendiendo y fue distinto

del eco y del troquel de lo ya dicho.

Nada en él muere, si recomenzamos.

Agosto, Santa Rosa

Una lluvia de un día puede no acabar nunca,

puede en gotas,

en hojas de amarilla tristeza

irnos cambiando el cielo todo, el aire,

en torva inundación la luz,

triste, en silencio y negra,

como un mirlo mojado.

Deshecha piel, deshecho cuerpo de agua

destrozándose en torre y pararrayos,

me sobreviene, se me viene sobre

mi altura tantas veces,

mojándome, mugiendo, compartiendo

mi ropa y mis zapatos,

también mi sola lágrima tan salida de madre.

Miro la tarde de hora en hora,

miro de buscarle la cara

con tierna proposición de acento,

miro de perderle pavor,

pero me da la espalda puesta ya a anochecer.

Miro todo tan malo, tan acérrimo y hosco.

¡Qué fácil desalmarse,

ser con muy buenos modos de piedra,

quedar sola, gritando como un árbol,

por cada rama temporal,

muriéndome de agosto!

Este mundo

Sólo acepto este mundo iluminado

cierto, inconstante, mío.

Sólo exalto su eterno laberinto

y su segura luz, aunque se esconda.

Despierta o entre sueños,

su grave tierra piso

y es su paciencia en mí

la que florece.

Tiene un círculo sordo,

limbo acaso,

donde a ciegas aguardo

la lluvia, el fuego

desencadenados.

A veces su luz cambia,

es el infierno; a veces, rara vez,

el paraíso.

Alguien podrá quizás

entreabrir puertas,

ver más allá

promesas, sucesiones.

Yo sólo en él habito,

de él espero,

y hay suficiente asombro.

En él estoy,

me quede,

renaciera.

Fortuna

Por años, disfrutar del error

y de su enmienda,

haber podido hablar, caminar libre,

no existir mutilada,

no entrar o sí en iglesias,

leer, oír la música querida,

ser en la noche un ser como en el día.

No ser casada en un negocio,

medida en cabras,

sufrir gobierno de parientes

o legal lapidación.

No desfilar ya nunca

y no admitir palabras

que pongan en la sangre

limaduras de hierro.

Descubrir por ti misma

otro ser no previsto

en el puente de la mirada.

Ser humano y mujer, ni más ni menos.

Apenas concierto

Tantas argucias del oboe,

tantos giros en espiral hacia la cúpula

de un cielo que nadie le discute

—ostentaciones de hiedra

al último sol de la tarde—

y caídas hacia la arena dócil del violoncelo,

no obstruyen la inatacable realidad:

el bajo continuo persevera.

Aquí un concierto

y nada más.

(De Procura de lo imposible, 1998)

Tarea

Abrir palabra por palabra el páramo,

abrirnos y mirar hacia la significante abertura,

sufrir para labrar el sitio de la brasa,

luego extinguirla y mitigar la queja del quemado.

(De Trema, 2005)

Gotas

¿Se hieren y se funden?

Acaban de dejar de ser la lluvia.

Traviesas en recreo,

gatitos de un reino transparente,

corren libres por vidrios y barandas,

umbrales de su limbo,

se siguen, se persiguen,

quizá van, de soledad a bodas,

a fundirse y amarse.

Trasueñan otra muerte.

Breve reseña biográfica sobre IDA VITALE

Ida Vitale nació en Montevideo, Urugüay, el 2 de noviembre de 1923. Perteneciente a la “Generación del 45”, de la que formaron parte Mario Benedetti, Idea Vilariño y Juan Carlos Onetti, entre otros. Con la instauración de la dictadura en su país, se exilió a México en 1974 y, tras conocer a Octavio Paz, este la integró en el comité asesor de la revista “Vuelta”. Volvió a Uruguay en 1984, donde dirigió la página cultural del semanario Jaque. Está casada con el también poeta Enrique Fierro. Fue nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad de Uruguay en 2010. Ejerce como traductora del francés y del italiano, ente otros ha traducido a Simone de Beauvoir, Benjamin Péret, Gaston Bachelard, Jacques Lafaye, Jean Lacouture y Luigi Pirandello. Fue galardonada con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2015. Actualmente vive en Austin, Texas, aunque viaja muy frecuentemente a Montevideo.

BIOGRAFÍA POÉTICA:

– La luz de esta memoria (Montevideo, 1949)

– Palabra dada (Montevideo, 1953)

– Cada uno en su noche (Montevideo, 1960)

– Paso a paso (Montevideo, 1963)

– Oidor andante (Montevideo, 1972)

– Fieles, (México, 1976 y 1782, antología)

– Jardín de sílice (Caracas, 1980)

– Elegías en otoño (México, 1982)

– Entresaca (México, 1984)

– Sueños de la constancia (México, FCE, 1988; reúne cinco libros anteriores y el nuevo que le da título).

– Procura de lo imposible, 1988.

– Serie del sinsonte, (Montevideo, 1992)

– Con Enrique Fierro, Paz por dos (1994)

– Jardines imaginarios (1996)

– De varia empresa (Caracas, 1998)

– Un invierno equivocado (México, 1999)

– La luz de esta memoria (Montevideo: La Galatea, 1999)

– Reducción del infinito, (Antología y nuevos poemas, Barcelona: Tusquets, 2002)

– Trema (Valencia: Editorial Pre-Textos, 2005)

– Con Sarah Pollack, Reason enough (Austin, 2007), antología traducida al inglés.

– Mella y criba (Valencia: Editorial Pre-Textos, 2010).

– Sobrevida (Antología, Granada: Esdrújula Ediciones, 2016).

– Mínimas de aguanieve (Taller Ditoria, México, 2016)

– Poesía reunida. Compilación y edición de Aurelio Major. Barcelona: Tusquets. 2017.

PROSA, CRÍTICA y ENSAYO:

– Arte simple (1937).

– El ejemplo de Antonio Machado (1940).

Cervantes en nuestro tiempo (1947).

– La poesía de Basso Maglio (1959).

Manuel Bandeira, Cecilia Meireles y Carlos Drummond de Andrade. Tres edades en la poesía brasileña actual (1963).

– La poesía de Jorge de Lima (1963).

– La poesía de Cecilia Meireles (1965).

Juana de Ibarbourou. Vida y obra Capítulo Oriental núm. 20, Montevideo, CEDAL, 1968.

José Santos González Vera o El humor serenísimo, San Juan de Puerto Rico, 1974.

Enrique Casaravilla Lemos, México, Universidad Autónoma de México, 1984.

– Léxico de afinidades (Vuelta, 1994; Cobre, 2006; Fondo de Cultura Económica, 2012).

– Donde vuela el camaleón (1996)

– De plantas y animales: acercamientos literarios (Paidós, 2003).

– El abc de Byobu, (Taller Ditoria, México, 2004)

Los pies desnudos de Gocho Versolari – Próxima publicación – Editorial Fleming.

 

 Ingeniero, viudo, de cuarenta años, Ignacio Solórzano vive de las  rentas que le dejan algunas  propiedades heredadas. Admirador de Abebe Bikila, quien en 1960 ganara descalzo la maratón de Roma, hace de su andar sin zapatos algo parecido a un culto, a un estilo de vida. Sus amigos, profesionales prósperos, si bien lo aconsejan que se dedique a su profesión, lo admiran. Uno de ellos   confiesa que, si bien Ignacio no ha desarrollado una carrera, se da el lujo de hacer   lo que realmente le gusta, ventaja que no tiene ningún miembro del grupo de amigos.
 El conflicto surge cuando una profetisa que practica la pedimancia, augura la fecha de su muerte. La propia adivina es quien representa la parca, pero en el momento de llevarlo, confiesa que no puede hacerlo porque está descalzo. A partir de allí establece un dictamen: si alguna vez Ignacio cubre sus pies, si los calza, aunque fuera unos segundos, morirá sin remedio a los pocos pasos.
 A partir de allí el protagonista debe realizar todas las actividades cotidianas con los pies desnudos; afrontar los calores del verano y la nieve del invierno. La adivina, representante de la muerte, suele vigilarlo desde la esquina de la casa.
 ¿Logrará Ignacio mantenerse descalzo y evitar su fin? Cuando pasa el tiempo, el protagonista descubre que los pies desnudos  descubren para él  otras dimensiones del mundo que lo rodea,  .
Los pies desnudos de Gocho Versolari, es una narración en la que se despliega el mundo a partir de una descalcez  permanente y forzada. El amor, la vida cotidiana, las relaciones sociales: todo se presenta bajo los matices de una circunstancia aparentemente sencilla: el uso o la carencia del calzado.
 Como occidentales no solemos prestarle atención, pero en oriente los pies representan en el cuerpo uno de los tres mundos en los que se divide la realidad. Son lo que dan el sentido del espacio y nos conectan con lo profundo de la tierra. Mencionaré dos novelas clásicas de Tanizaki: “Los pies de Fumiko” y “Historia de un viejo loco”. Ambas basadas en los pies femeninos.  También hay protagonismo del pie en varias obras del teatro Noh.
 
Cinco líneas sobre el autor.
 Gocho Versolari es el heterónimo de Ricardo Iribarren, escritor y poeta de origen argentino. Sus publicaciones son: “La vida está aquí” (1992), libro colectivo con Dick Edgar Ibarra Grasso y Javier Maskin. “El ángel y las cucarachas – apuntes para una biografía imaginaria de Perón y Evita” – 2005 Venezuela y el poemario “Instrucciones para detectar un monstruo”, 2018 – Editorial Fleming. Tiene abundante narrativa, poesía y ensayo en sus sitios de Internet.

 

PRÓXIMAMENTE EN EDITORIAL FLEMING. 

Los pies desnudos.jpg

 

GOCHO VERSOLARI

Instrucciones para detectar un monstruo.- Poemario de Gocho Versolari.-

 

El dieciocho de septiembre ya se realizó de manos de mi querida Rosario Salazar en su programa “De poesía morena y Algo más... ”  un avance del libro que estaba por ver la luz de Gocho Versolari.

Desde hace unos días podemos adquirir en ambos formatos, papel y e-book el libro que la Editorial Fleming ha publicado de Gocho Versolari, en el enlace que aquí mismo les dejó.

 Amazon

La portada del libro ya nos hace una llamada a la atención.  Su titulo “Instrucciones para detectar un monstruo”. Los que estamos acostumbrados a leer a Gocho e incluso escuchar sus vídeo-poemas, no nos sorprende tanto que este sea el título de su poemario.

Entretejidos con sus poemas, que también le acompañó en el programa de radio, cuyo enlace, les dejaré también; se encontraba Luisa Otero Prada, una gran pintora, cuyas ilustraciones, les dejo una de ellas,  acompañan el libro de Gocho.

Enlace radio.  Gocho con Rosario Salazar en la radio

¿Quien es Gocho Versolari?

 

 

Un poeta argentino nacido en Mar de la Plata y que es residente en Estados Unidos.

La mayoría de su obra esta recopilada en su blog y dispersa por las redes e incluso en algunas revistas que quisieron mostrar sus letras.

Su poesía hunde sus raíces en la Mítica, esa dimensión que funde hombres, pueblos y mundo en una profunda unidad, en el interior del ser humano, que tal vez, tenga algo que ver, con ese “Soy un hombre que camina descalzo”.

Yo tuve la suerte de leer un poemario que se titulaba “Veo volar un pajaro” se componía de tres partes y una de ellas es la que se va a publicar en breve en la Colección “Pindaro”.- Poesía.- Editorial Fleming.

“Instrucciones para detectar el monstruo” se compone de 18 poemas nos hablan de como localizar, detectar el monstruo.

 

Yo os voy a hablar de mi visión como lectora, estoy segura, cada lector entenderá, percibirá algo totalmente distinto y que al escritor Gocho, le gustaría que así  fuera y poder comentar al respecto… Es más un ensayo sobre la lecturas realizadas por mi  que una reseña.

El “Monstruo” en la mitología se refería a cualquier ser que presentara características negativas, no necesariamente físicas, sino, mental o moralmente. No necesariamente, era ofensivo este calificativo, pues también se utilizaba de esta manera a personas que destacaban en alguna disciplina.

Los monstruos pertenecían al linaje de los dioses, siendo los más monstruosos los que se enfrentaron a los más poderosos, aunque en las diferentes mitologías se pueden afrontar de distinta manera estas característica.

En otras como las celtas o escandinavas estos seres poseían muchos saberes relacionados con la magia y la naturaleza con lo que podían convertirse incluso en animales del bosque.

En la religión árabe se habla en femenino y se refiere a mujeres serpientes, fuerzas muy por encima de las humanas que normalmente ayudaban a los héroes o causaban desventuras a los humanos.

Yo entiendo en tus letras, que son características que otorgas a los humanos que en su acontecer diario se encuentran, tal vez con estos monstruos que no sabemos reconocer, pero que posiblemente seamos nosotros mismos, cuando el ser no se reconoce, cuando una situación nos supera, cuando durante tanto tiempo hemos callado el dolor y de repente, ahí esta.

Aunque yo también digo que el” Monstruo” es la belleza en si.

Cuando  hablas de “Crueldades y ternuras de los extraños atractores”,  la palabra atractor me llamo la atención o más bien me hizo recordar un artículo que leí hace unos años y que fui a buscar por su similitud, se titula “Efecto mariposa y atractores” y esta escrito en un blog de ciencias, por supuesto estudios de Edwar Lorentz.

Se da allí una definición general de atractor: Comportamiento al que tiende un sistema después de un tiempo de evolución, independientemente de las condiciones iniciales del mismo, o sea el comportamiento que siempre se acaba teniendo pues el sistema atrae al hombre a la rutina.

Y tu lo enfatizas como “extraños atractores”

Lorentz habla de Extraños atractores, como cualidades, no como variaciones que ocurren en el efecto mariposa.
¿Qué nos quieres mostrar en estas tus letras? Acaso que existen personas que pueden tener comportamientos distintos que discrepen de los que la sociedad les ha impuesto. Terminando mimetizando con el entorno.

Gocho,  unes “crueldades y ternuras, monstruos y atractores” y yo digo, tal vez, tiene algo que ver con el hecho de que “supuestamente los atractores extraños traen un poco de orden al caos y que todas las tormentas se producen de la misma manera indiferentemente del atractor que las indujo, mientras que el aleteo de la mariposa puede llevarnos directamente al caos en algún momento”

Siempre hay una hermosa mariposa que en algún lugar del mundo tiende a provocar el caos, siendo imposible dirimir que futuro es el que acontecerá.

La evolución del estado anímico o vital de una persona, tal vez un comportamiento complejo difícil de entender, porque son locas e impredecibles y que es una hermosa trayectoria, los estudiosos intentaron estudiar estos extraños extractores, por ser algo hermoso que siempre podríamos observar, independientemente de su transcurrir y al leer tu poemario entiendo que trasladas todo ello de una hermosa manera a tus versos.

Y discrepas en que esa belleza eterna puede causar el caos en una sociedad, en una persona, en un escenario cualquiera que observemos al revolucionar todo lo que antes se había visto, conocido. Por pequeños que seamos siempre para bien o para mal podemos tener influencia en el mundo en que cohabitamos.

“Azules” metáforas que utilizamos al comparar con la inmensidad del mar, la grandiosidad del universo o…

Y encuentro formas tan cercanos a las elegías que como muchos conocemos son dentro de la poesía lírica, la atracción por un misterio o el lamento por algo perdido, debido a alguna causa, persona o… (amigos, familia, amantes, posesiones) e incluso el malestar por un momento que se esta viviendo en la actualidad.

Entiendo que nos transmites algo que esta imprimado en un contexto generalizado a toda la humanidad o una parte de ella, a algo lejano en la distancia, pero próximo en el sentido de aprecio o amor.

Gocho he intentado desgranar con cuidado y mimo tu poemario y saque esta conclusión de algunos de los poemas.

Al leer tus poemas lo entiendo como algo transcendental, como una tormenta que se vive en un momento determinado, un laberinto en el que el azufre del infierno te guía hacia los más negros y profundos, desde donde solo uno mismo puede salir, regresar a la vida, dejando allí el dolor, el vacío, el pesar en el que reniegas de todo lo que tienes y abandonas, pues la ceguera no te deja caminar nada más que por el lodozal y todo es confusión y refugio en el que nada ni nadie más pueda volver a dañarte.

Los humanos tendemos a hacer una montaña de un granito de arena y cuando se calma y la arena reposa encontramos el camino o la solución o simplemente vemos que no era de tal dimensión.

Me encantaría tener ese bis a bis que comenzamos como un vídeo de promoción, discúlpame por no haber esperado a que estuviera preparado. 

Merecían tus letras estar ya aquí, en el Poder de las Letras. Gracias por confiar en mi y permitirme la lectura del poemario completo.

Gocho enhorabuena por la publicación de este poemario que he releído ya varías veces.

 

Marijose Luque Fernández.

A %d blogueros les gusta esto: