Suave vaivén de mi alma

SUAVE VAIVÉN DE MI ALMA

Déjame permanecer así,
aletargada y silente,
suspendida en el susurro
hechicero y transparente
de una caracola de mar.
No despiertes si es que ves
a mi corazón ausente,
sumido en algún letargo
sosegado y resiliente,
sin pretextos para amar.
Déjame permanecer así,
en esta espera paciente,
no despiertes la memoria
que, adormecida, se mece
con el suave vaivén de mi alma.

UNA “JARTÁ” DE FEA

Una Jartá de fea

Una Jartá de fea

No te alarmes si un día 
descubres aparecer, 
tras el reflejo de un espejo 
a alguien que crees desconocer.

No sientas ningún miedo 
ni tampoco decepción, 
por sacar a relucir, 
la verdadera realidad 
de tu propio desengaño.

¡Eres fea! Pero una “JARTÁ” de fea. 
Desde tiempos bien temprano
pero hoy te viste y te asustaste,
tras por fin reconocer, 
que ocultabas ver tras el espejo.

Hoy al mirarte no te acordaste, 
que debías seguir engañandote. 
Y por fin pudiste ver y contemplar, 
como verdaderamente fuiste.

Iván A.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Tan sólo se trata de una prosa irónica, dedicada a todas esas personas que son incapaces de ver lo preciosa que es sin tener, ya sea hombre o mujer que ocultarse tras capas de maquillaje, photoshop, quirofano, etc… Somos bellos y quién no sea capaz de verlo, ese es su problema.

MONSTRUO RADIOACTIVO

Por los pliegues de mi alma

POR LOS PLIEGUES DE MI ALMA

Por los pliegues insensibles de mi alma
se me cuela alguna vez un sentimiento
que convierte en cicatrices las heridas
y que viene a recordarme
que, a pesar de lo sufrido,
aún no he muerto.

A %d blogueros les gusta esto: