Aquí estaré

AQUÍ ESTARÉ

 

Uno de enero estaré

perdido entre las hojas de los plátanos

los dedos impregnados en saliva

calentado las yemas de los brotes frescos

que a tu lado, despacio

volveré a ver crecer

 

Carlos Bueno-León

 

Sed felices

Notas musicales –Acróstico-

Entramos en el último tramo del año y por lo tanto debemos ir diciéndole adiós a este 2018 que nos deja, con sus defectos y sus virtudes.

Para lo cual por ser la última entrada que voy a publicar aquí (por este año). Quiero que sea algo musical, algo con ritmo y que mejor que las notas musicales hechas poemas, ya bastantes poemas nos da la música, ¿No creéis?

Feliz año nuevo a todos los que hacen posible esta página y a todos los que la leen que son muchos más.

Dormida te encuentro cada día.

Rezumas amor, como un manantial que baja por la ladera.

Mimas las palabras, me acaricias con mimo.

Fantaseas en la cama, jugamos a juegos prohibidos.

Solos tú y yo, amándonos en la noche.

Lamiendo nuestros cuerpos, deseos con ansia.

Silencios rotos, gemidos de placer.

Doblegas mi mente, mi cuerpo, mi ser.

Mírala a los ojos y dile que no la amas

 

Mírala a los ojos

De frente y sostén la mirada

mientras le dices suavemente el poema que juntos hicieron

porque, así como aquel caballero, sabrás tarde; muy tarde cuánto la amas

 

Mírala a los ojos

y díselo de frente

dile que sus ojos no son tu amor infinito

grita a su corazón que no es tu anhelo bendito

 

Detente erguido en la puerta antes de marcharte

con la clara idea de jamás regresarte

anda tu camino recto y no voltees ni un instante

ni a darle desde tus labios el último y eterno beso

 

Miente a tus entrañas

y dile incesante que no la amas

que no la sueñas y nunca, ni por irreal manía

ni un instante la extrañas

 

Cierra los ojos y recuerda

cómo repetían juntos los versos que leían

Y cómo, siendo tu musa

te amaba desde el surgir de la noche

hasta el amanecer de cada día

 

Mírala a los ojos

y dile lo que tanto gritas

dile sin piedad que no la amas

 

Por última vez

Díselo y parte tu corazón en mil astillas punzantes

Retira tu escudo y tu espada

y entrégate dócil a la muerte

 

Mañana cuando aparezca la primera luz del día

de lejos la verás

de lejos buscarás su andar

y morirás lentamente rompiéndote en mil pedazos

 

Mañana

y casi nada falta

buscarás su mirada

anhelaras sus besos y sentirás sus caricias

 

Mañana

serán solas tus manos las que constantemente

recordarán el calor de su piel sobre la tuya

el calor de su boca sobre tus esperanzas

 

Mírala a los ojos

y de frente dile que no la amas

porque antes que ella serás tú

quien agonizará en desfallecido amor

por tenerla de nuevo a tu lado

 

o

piérdete de una vez en sus oscuros ojos

llénate de su luz y de la paz que te regala

háblale como ella, en su cuento de hadas, espera

 

Mírala de frente

entra en sus ojos

y dile de una vez

cuánto

cuánto la amas

A %d blogueros les gusta esto: