Visité Colliure

Frente a la tumba de Machado, prometí no desfallecer.

No caer ante el aburrimiento de no saber, no inventar, no crear un nuevo sueño y empecé.

Frente al reposo de Machado, le juré.

 Amor enterno a los libros, a los textos, a mis escritos, sinceros.

Y a volverle a releer.

Junto a su retiro, me uno al amor por el mar, a sus bellas palabras de amor, y le pedí consejo.

Solicité consuelo ante mis tormentos, todos esos momentos de hastío y supliqué su ayuda desde el más allá.

Porque la inspiración no muera, porque llegue esa calma a mi vida,

necesaria, aunque ya supuesta.

Frente a su imagen, lloré.

Visité Colliure.

Porque quise vivir como él.

 

Me senté a sus pies,

aspiré el aroma de mar,

el olor a jazmín del cercano jardín,

me dejé llevar, por lo que pudo él sentir.

 

Frente a su descanso, descansé.

Le pedí una señal.

Deseé no volver a temer.

By Miriam Giménez Porcel.

Soledad

 

Soñare contigo cada día
recordaré cada rincón de tu cuerpo
imaginaré tus caricias, sin tragedia
lloraré sin ti?

Puede que sin tus celos
sin tu egoísmo verdadero
desde el primer día que te conocí
esa es tu forma de querer?

Siempre daría la vida por ti
a pesar del daño que me hiciste
no puedo confiar en ti
me vas a volver a mentir?

Dime si merece la pena
cambiar sin apenas amor
solo por liberar mis sentimientos
que tal se está en soledad?

Tuve un sueño

 

Solo por verte feliz
venderia mi alma al diablo
no te preocupes que no hablo
jamás tuve un desliz.

Una noche tuve un sueño
soñe que te perdía
en un instante tuve envidia
del hombre que te tenía en su leño

Te llame sin tener respuesta
Ya tenías lo que querías
yo ardí con tus heridas
conmigo nunca fuiste honesta

Yo te amo mi vida
nunca dejaré de quererte
hasta que me llegue la muerte
perdona tesoro estabas dormida.

A %d blogueros les gusta esto: