MI INVIERNO

Se instala el frío de julio
y la sensación de desazón
se hace más nítida

El invierno se posó en mis hombros
y el viento pesa sobre la espalda

Hoy quiero despejar los sinsabores
y recobrar el dulce sabor 
de los sueños (hoy) estancados

Ayer quise soñar 
y fui poesía de verano 

Hoy soy anhelo en silencio 
mas mi poesía no se aquieta

Ayer construí mi hogar de ensueños 
para materializarlos hoy;
a personificarlos voy

Andando despacio y con el viento a cuestas
pero caminando al fin

Hoy los sueños me piden que aguarde,
que luche por alcanzarlos
aún en la niebla 

Hoy me salió el sol 
e iluminó mis latidos
volviéndolos calurosos

La niebla se ha ido,
el viento pesa
pero despeja la vista

Y el horizonte se llena otra vez de colores

 

Tengo miedo de Neruda.- Un poema mio homenaje a tan gran poema.

Miedo

Tengo miedo de Neruda.-

Mi osadía ante tan gran poeta, es solo un homenaje, que no llega siquiera a ser nada.

En la profunda mirada del océano infinito
en el semblante sereno y a la par inquieto
de tu rostro,
me reflejo en ese grisáceo paseo
lleno de momentos
en el que ya no vislumbramos estrellas
en tan vasto universo que se agota
cubierto por la oscuridad del caos
navegando hacia la nada.

Déjanos mente carcelera, en la locura
volar hacia un horizonte
donde la claridad y la belleza de una tenue
tarde el horizonte se prenda
y la vida arraigue.

En nuestra profunda mirada del océano infinito
ya no fenezcan las estrellas
ni el amor a la vida
en el universo que despliega
magia en que la mente no consiga
fenecer los momentos
y el caos del grisáceo cielo que vislumbraba
Neruda
sea solo un ayer olvidado,
pero presente siempre en tus letras
para no volver a caer
en tal fatal desastre.

Marijose.-

ABRAZADOS

Abrazados en la brisa tenue 
de comienzo del otoño.

Las tardes nos albergan 
en su morada 
frente al agua apacible.

El sol pica aún 
en las mejillas 
y en el pelo.

Las hojas no terminan de caer 
de los árboles y 
las hay aún 
del color vegetal.

Las noches nos llaman 
al descanso abrigado 
y en las mañanas 
se anhela continuar el ritual.

Las almas caminan 
a la par sobre el pasto 
besado por el rocío.

El amor amparado 
en la aldea soñada, 
baila al son de la melodía 
que viste de sueños 
la piel y el alma. 

A %d blogueros les gusta esto: