Canciones de medianoche

Seré paciente

conmigo misma

Amaré

Caminaré

Seré tu erótica mirada

de noche

de día

Tu luna llena

enloquece

alma

Nada ni nadie

me quitará la sonrisa

Tus palabras me lastiman

Cada quien con su osadía

 

No apagarás mi luz

Ni serás mi desdicha

La felicidad está asomándose

Soy feliz conmigo misma

Me gusta perderme en tu melancolía

Perderme en esa manía de amarme

Me gusta besarte

sin reparos

Me gusta perderme en tu verdad

No es la mía

Me gusta amarte en la música cohibida de tus versos

Tus poemas de amor

cuelgan de todos los días

Cada flor es la primavera

De amaneceres

palidecidos

Una romántica cena

se ha obscurecido

No sabes cuánto amor le tienes

Se acuerda de ti

de vez en cuando

Le falta amor propio

Le enloquece tu mirada

Se viste de noche

Sale por las calles

Buscando tus ojos

Como si los encontrara en cada estrella

Palidece de no verte

Su angustia le corta las venas

No sabe cuánto la amas

Karem Suárez

 

 

Imagen de la red

Gritar al cielo, escupir hacia arriba, luego vivir

GRITAR AL CIELO, ESCUPIR HACIA ARRIBA, LUEGO, VIVIR

Había días

bastantes días

más que suficientes

“Gritar al cielo” titula y vertebra mi última novela.

me salía al balcón, a la terraza, a Marte, a mitad del desierto

Había tantos días que sabía que no pertenecía

me cago en mi vida

a ninguna parte

y me echaba a andar, me desnudaba, me revolcaba en los zarzales

Cuando me salía al balcón, a reclamarle al cielo que me mandara lo mejor que tuviera

cuando gritaba, no es figura literaria, “échame más … ¿eso es todo? … ¿no tienes nada mejor?”

en esos días, demasiados días, si hubiera sabido que esto era lo que me esperaba

no me habría costado nada, nada, explicar

 

Carlos Bueno-León

Las flores que nunca seré

He llegado a la conclusión,

conmigo mismo he acordado

que doy todo lo que tengo

pero más, no

 

Carlos Bueno-León

A %d blogueros les gusta esto: