• MICRORRELATOS

    Mi nena y su tarareo

    No peinaba mis cabellos, peinaba sentimientos, y ella no sabía, pero mientras masajeaba con sus dedos, mientras deslizaba el peine sobre cada mechón imperfecto, eran mis lágrimas las que se deslizaban por mi mejilla, de inmensa felicidad, porque ahí estaba…