Urdimbre.- Regalo que no debieron abrir.- Es mi nuevo libro.

URDIMBRE.- Nunca debieron abrir ese regalo

Os dejo mi último libro que se encuentra en Amazon en versión papel y Kindle y en todos sus canales de distribución.

Se encuentra en el número 21 de los más leídos de novedades en erótica

Urdimbre.- Puesto 21 en ventas erótica

y aunque las reseñas vendrán después. Las están escribiendo. Quería dejaros una pequeña sinopsis.

*************

Una pareja atípica, unos gustos diferentes, en muchas parejas es algo normal, apariencias dispares.

Sucesos que transcurren sin que nadie se dé cuenta o eso parece.

Infidelidad de él a la vista de todos, sin ningún escrúpulo,

Un color que parece ser una de las cosas que les separa, hombre y mujer.

Una afición hermosa, la creatividad en todo su sentir, tal vez demasiado.

Un regalo  “nunca debieron abrir” o ¿Sí?

Un pequeño enredo en el que una espiral triple primero, que después de ser gozada, también se difumina, como el agua entre mis dedos, cuando me lavo las manos, al terminar con este libro que no se si llamarle relato o novela.

Eso ya ustedes los lectores lo decidirán, cuando entre sus manos, espero este.

Gracias por sus lecturas.

Marijose.-

El beso de otro sueño.- Poemario de Agus Dider.

Hace ya meses que un compañero de esta gran familia, a la que conocéis, como “Web internacional de escritores independientes El Poder de las letras” me permitió leer sus versos.

Agus Dider, un ser humano que entre sus letras declama sin darse cuenta, tal vez, el derecho a amar, a ser amado.

Enlazadas sus palabras de manera que “una explosión de sentimientos desploman o reviven el alma del ser humano”

La primera vez que lo leí, pensé que era un poemario lleno de odio y de amor al mismo tiempo, de dolor y de alegría, pero hoy, al volver a leerlo ya en libro, que espero pronto, tenerlo entre mis manos, para con calma, desgranar cada verso, que hoy me pareció más hermoso que entonces.

Dicen que los poetas jugamos con las palabras de manera que impregnamos nuestro cuerpo y nuestro mundo, aquello y a quienes a nuestra vera caminan, de emociones, sean las que sean, sin importar si hablamos de en tono romántico, burlesco, erótico, maldito.

Pues así es Agus, deja caer como si gotas de lluvia fueran sus versos sobre la piel.

Y en este poemario de 60 páginas, poemas breves las ocupan.

Es gratis, tal vez, deberíamos dejar ya que las editoriales no dejan lugar para los poetas noveles, que nuestras letras sean así, libres como el viento, como la mar que marcha y vuelve en un instante, que tan brevemente si cerramos los ojos, parece llevarnos en el placer de un viaje, la vida sin más.

Os dejo el enlace para que disfrutéis de esos versos.

El beso de otro sueño de Agus Dider

Así de bonita

Me gustas

sin maquillaje

que cubra

las verdades

así de bonita.

 

Con el cabello enredado

o la vida,

así de bonita.

 

¡Precioso! Adelante poeta!

Hagamos que la vida se llene de letras, sean cuales sean y que las fronteras con ellas se abran al mundo entero.

 

 

Marijose.-

El baile

El baile
El baile

Aún guarda cada nota, entre los pasos que logran traer los movimientos de una dulce danza.
Gira entre rincones, donde quiere ser la oscuridad perpetua.
Sólo ese halo de luz que se adentra por la ventana, parece ser el único resquicio que pueda, la realidad tocarse.
Quizás veas esas gruesas rejas que impiden que de allí salga, quizás creas, que quien baila sin acordes presentes, este más cerca de la locura, quizás sea, que esa locura sea la nuestra, aquella, que impide percibir esas notas armoniosas.
Repite cada paso, un giro, tal vez un pequeño salto que le deje sobre esa ventana.
Allí, ve la realidad que pasa indiferente a su vera, sólo existe la música, sólo el baile libera, entre sombras de aquel pequeño espacio que queda, el rincón donde vive a su locura ajena.
Ningún intento de escapar presenta. Se aferra entre breves segundos a los barrotes, se deslizan sus delicadas manos por ellos, los acaricia y vuelve su baile.
Desaparece entre esa oscuridad y vuelve logrando que la tela roja de ese vestido, le envuelva en el giro que parece tomar las formas de una campana.
Cada movimiento lo adorna con suaves recorridos que dictan sus manos, dejando que el aire existente, se llene entre sus dedos de sutil encanto.
Su mirada clavada en aquella ventana, entre un paso tras otro, su respiración se agita.
Se escucha ese sofoco que produce su esfuerzo mientras levemente caen sus palabras, convertidas en un inapreciable susurro.
Que repite cuando vuelve a asomarse a la ventana enrejada,  mientras suspira, como si fuera una extraña plegaria.

mi soledad hoy está de fiesta”




A %d blogueros les gusta esto: