CARTA A MI IAIO

 

Allá dónde estés, seguro que me estás pintando, mientras ópera y música clásica suenan con agrado, Obelix de óleo, mi iaio, pintor, carpintero e inventor, hacedor de juguetes en mi infancia fuiste, de sueños y bellos recuerdos eres creador, qué elegancia tu existencia, siempre fuiste bondad; humor, arte y modelo tu presencia, armonía tal que en Navidad Santa Claus se me hacía que vivía en tu corporeidad, maximizándote cuando saboreábamos las fiestas en la mesa, y ahora quiero pensar que en estas fechas regresas, para alegrar con un guiño y una sorpresa nuestras vidas venideras.

¡Calidez de emociones verdaderas!

En el espumillón del espejo del salón, Hoy todas las almas buenas se reflejan.

Allá dónde estés, seguro que en estas fechas estás delineando tu pincelada maestra…

 

 

Eduardo Ramírez Moyano

 

Foto: Internet.