Carmín

Amarrada a una cadena

la desconfianza aguardaba;

las uñas largas

una rabia contenida mostraban.

Mirando de frente,

fingiendo quieta calma,

no sabía que su blanco y negro

una luz rojo sangría reflejaba.

M. L. F.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: