Canción de la mujer sirena

Canción de la mujer sirena

CANCIÓN DE LA MUJER SIRENA

Bailaré sobre las aguas
del frío estanque de mayo
cual si fuera una sirena
que, sin perder la inocencia,
se desvanece en silencio
buscando alguien que la quiera.

La vida me ha dado siempre
tantos golpes en la espalda,
que ahora que ya soy sirena,
mitológica y amable,
vago bailando en las aguas
sin tener a quien me hable.

Hasta mí vienen los peces,
creyendo que no soy persona.
Volando llegan mariposas
que conmigo se recrean
y siento tanto cariño
que me creo una princesa.

Princesa seré de las aguas
o reina de los olvidos,
balancearé mi columpio
o danzaré con mi pena
sobre el estanque vacío,
sabiendo que soy sirena.

De pronto calla el silencio,
la luna se vuelve nueva,
abro los ojos y lloro,
ni princesa ni sirena,
solo una mujer cobarde
que huye de los aullidos
de los lobos de la tarde.

Solo una fiel mariposa
permanece aquí a mi vera.
Parece que me estuviese
hablando desde sus alas
de colores en el aire,
parece que me comprende
que sabe que no soy nadie.

Vuela, mariposa, vuela,
no te quedes junto a mí.
Traigo en alto la tristeza,
la peor melancolía.
No quisiera contagiarte,
sal volando de mi lado
antes de que sea tarde.

Me quedo aquí en mi columpio
en la oscura soledad,
sabiendo que solo fue un sueño,
que no danzo sobre el agua,
que no me abandonó la pena,
que solo soy mujer triste,
ni princesa ni sirena.

Soy Ana, financiera de profesión y escritora de vocación. Tratando de cumplir mi sueño. Aprendiendo, siempre aprendiendo. Aprendiendo a escribir, aprendiendo a vivir.

1 comentario en “Canción de la mujer sirena

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: