Bebo el sol

Bebo el sol

Bebo el sol

de un vaso abandonado en los orinales del sur.

Lo bebo.

Lo bebo.

Sus brillos me cosquillean el esófago.

y atraviesan las argollas de mi espíritu,

las iniquidades de mi pecho,

y los gatos que aspiran inundar mis venas

con aluviones de uñas y misterios.

 

Desde el vaso abandonado

en los oscuros orinales del sur,

saltarín y bebestible sol

mezclado con los pulcros silencios

que deja el pan en las bocas de los muertos.

 

Vuelco el sol y lo bebo

en tu zapato azul;

ahora atraviesa mi garganta,

tiembla en la caligrafía de mi carne

y retiene las mudas voces y los mudos cantos

atragantados en el inicio de la vida.

 

Bebo el sol

mientras un hombre ceniciento y sin hogar,

construye la Torre de Babel

en las estrellas.

67ed63c2e6ca9b02db29c17141b391c9o

GOCHO VERSOLARI

11 comentarios en “Bebo el sol

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: