Bajo la luz de sus sombras

Si siempre he de provocar tu sonrisa,

y tu luz es la única que convulsiona

mis cientos de universos paralelos

 

Si  bajo su foco soy de mil maneras

es ella quien provoca las combinaciones

ella quien me eleva o subyuga,

ella quien me ensalza o apremia,

me urge o me tranquiliza

crisol de sensaciones contradictorias y etéreas

 

Y si entre las formulaciones surgen sus manos,

queriendo sombra ser,

provocando el morbo de una piel dormida

unirse dos fuentes de calor

dejarse llevar como abducidos

sin peso específico, ingrávidos…

 

Deshojar los segundos

de la rosa del tiempo

regar su savia a besos

acariciar de todas las formas posibles

hasta con los sueños

 

Variar el rumbo de nuestro universo

no ser, para ser otro

sin hablar, disfrutando de los silencios,

y tornar a ser luz nueva

con ausencia de agujeros negros,

formando constelaciones,

colisionando

en blanco y negro,

en arcoíris de momentos

 

Y él que no imagina

Que tras sus sombras

luz me siento,

Y tras su luz, universo,

satélite sobre el que giran sus sueños

 

Y yo inconsciente conversa

me hago de noche en su pecho,

mientras sus dedos se enredan en mi pelo.

 

Estrellas fugaces,

cayendo sobre el lecho.

Adormiladas caricias

Que propiciarán mis versos

 

No es él, orgulloso

quien creyó poseer la luna,

sino ella quien en silencio

le hizo suyo,

eterno y libre de pensamiento,

con sus luces y sus sombras,

con su verdad y sus sueños

ser entre sus reflejos

él mismo ante el espejo de sus versos.

 

Y en la gama de grises creó su universo

para que los gorriones aniden

a la luz de una primavera en celo,

donde  alegres sus trinos

anuncian ya los calores

de un incipiente verano,

en el que arderemos a su luz,

con más de cuarenta grados por banda,

semejando fuego eterno.

 

Ay sol ingrato!

¿tanto fuego merecemos?

 

Carla

@carlaestasola                   En Madrid a 19/05/16 a las 10:02

 

 

 

Ella
Carla Duque es el pseudónimo de una mujer que no creía en sí misma. Aprendió a integrar en su vida cotidiana todos los grandes adelantos de la tecnología desde hace tanto que no alcanza a recordar, lidiando con todo tipo de engendros con teclados. Sobrevivió al cambio de siglo adaptándose a su entorno, no sin esfuerzo. Fue acusada en juicio sumarísimo de huir de la realidad con este personaje, no sabían sus jueces que nada había más lejos de su realidad que la vida real.

Yo
Soy en la medida en que me dejo llevar por las teclas, procuro con toda la torpeza comprensible en una advenediza, enlazar sílabas, componer palabras que se asocien entre sí expresando todo aquello que mí día a día no me permite expresar.

Desde niña me desahogué ante un folio y traté de asesinar mis recuerdos, más todo acababa siempre en una papelera, una hoguera, o en un cubo de basura, siempre hecho añicos.

Llego al mundo bloguero y monto mi primer blog en el año 2008. Luego, mi inconstancia me llevó al olvido. Volvía en el 2011 con otro, y otro blog… Pero no fue hasta el 2013 cuando surgió “La Mala Rosa”, le siguió “Subversión Labial”. No fue hasta mi colaboración para “El Poder de las Letras” desde hace dos años al que debo mi recién estrenado metodismo. He conseguido a regañadientes sentarme con periodicidad a escribir para mi cita de los viernes con los lectores.

Y hasta aquí puedo escribir, el futuro es incierto, sigo sin creer en mí misma, pero no cejo en el empeño de conseguirlo algún día.

2 comentarios en “Bajo la luz de sus sombras”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: