Mis palabras y sus lazos

Resultado de imagen para mujer escribiendo

Las palabras fluyen mientras ves un atardecer  con cielo arrebolado, con esos colores maravillosos que envuelven la mirada y te llevan a soñar con aquello que deseas; mas pueden fluir al alucinar con la sonrisa y los ojos que te cautivan, aquello que llegó para quedarse habitando en cada porción del ser. 

Incluso pueden surgir a partir de las tristezas, cuando sientes que se te oprime el pecho de la angustia, te falta el aire hasta casi sentir asfixia y todo va cediendo mientras resbalan gotas por las mejillas en las que vas lavando la herida que te ha carcomido por dentro… Sí de esto se puede escribir muy fácil.

Hay dolores más profundos que deseas no hablarlos, los sellas en tu cuerpo produciendo un dolor mientras circula  la sangre por las venas. Poco a poco sientes que te quemas o tal vez te enfrías hasta paralizarte, con ello el dolor va desgarrando cada parte de tus entrañas hasta que el padecimiento se adormece y te quedas totalmente anulado…

Ese tipo de infortunio, es mejor callarlo y que nadie te vea que lo padeces, pues comenzarán a preguntarte, te asediarán por la preocupación que despiertas en quienes están más cerca o en quienes, a través del tiempo, con sólo leerte han ido mirando tu alma y son capaces de percibir el misterio que ocultas… Es increíble cómo las palabras que se generan, si bien, no muestran tus vivencias, de igual forma van delatando el fondo que sigilosamente guardas.

Hoy, agradezco a la vida la bendita gracia que en estos dedos ha caído, con ellos he ido forjando lazos mágicos con personas que tan sólo me han leído.

Las letras que aquí he compartido sólo reflejan  lo que leen, no hay nada más detrás de ellas.

 

 

Viviana Lizana Urbina

Poéticamente correcto

Imagen relacionada

Vuelo libre en medio
del cielo ennegrecido,
desquiciados pensamientos
se viven entre la luz de la luna
y la sombra del sol.
Encaminan ilusiones
al más incierto pretérito
recogiendo en las suelas
ese tiempo sembrado,
inventando un mañana
anclada en el ayer
de un día en las rocas,
de agua y sal,
cuando se detuvo la vida
entre mi oxígeno y sus suspiros…
Y dibujo creando
minutos de un cigarrillo
entre mis pesares y su sonrisa;
encrespo el humo en las vocales
que leo en su nombre
acariciándolas con mi exhalación.
Me subo a la luna
a tocar las cuerdas
en las estrellas,
resuena la música
entre su voz y mi locura.
Me alza en el aire
al son de las notas,
danzamos al compás
del presente compartido
entre los sueños
y los besos en la habitación.
Son tantos los versos
que pincelo en el camino;
poéticamente correcto
es todo lo que tiñe
mi pluma gastada
untada en locura y amor.

 

Viviana Lizana Urbina

Atados

Resultado de imagen para cinco nudos  rojo

¿Cómo sostener el tiempo en la palma de la mano?

¿Cómo eternizar el suspiro en que se huele aquel aroma intenso?

¿Cómo puedo alzar las olas del mar en calma para llegar al cielo?

¿Cómo inmortalizar el aroma de las rosas rojas que tengo en mi pecho?

Hay tantos sueños que por más que lo intente no lograrán ser más que sueños

En cambio hay sueños que se escapan de esa burbuja  a la realidad que ya estoy viviendo

se van acomodando a los pasos dibujados entre la arena y las rocas del mar sereno.

Hay uno que se reflejó en las silentes aguas y viaja a un horizonte cierto,

testigos son el cielo y el mar del amor inmenso se vive muy dentro…

¿Cómo negarse a la verdad que se ató en cinco rojos nudos?

Uno es para que esos ojos vean en los míos un común universo;

otro para que esos labios sólo deseen beber en la fuente que le ofrezco.

Un nudo para que esa piel necesite el calor de mis palabras mudas.

Está el que une sus deseos a mis pies descalzos

y el que amarró su corazón al mío…

No fue hechizo, no fue cupido,

es la vida, o tal vez, 

sólo estaba escrito…

Viviana Lizana Urbina

A %d blogueros les gusta esto: