La seducción de la barbarie

 

¡Por fin logré mi objetivo! – exclamó mi amigo en el día de su boda – ¡Pude casarme con una mujer latina!. Mi amigo: un americano típico, alto, corpulento y rubio, me confesaba, un par de horas antes de asistir al tálamo nupcial, que siempre lo había atraído la sensualidad y el misterio de las mujeres nacidas al sur del Río Bravo.

De la universidad a la caricia; de cocinar un huevo hasta una declaración de amor. La vida del americano requiere de un cálculo preciso, de una evaluación certera. El resultado: una sociedad segura, sin lugar a dudas, pero en la que mengua hasta reducirse a su mínima expresión, el impulso creador, la capacidad de asombro; el afán de lanzarse a la aventura.

El latino en cambio, basa su vida en el impulso: desde cruzar la frontera con los tres ceros (Cero papeles, cero inglés y cero dólares), hasta los imponderables que debe sufrir en un país muchas veces hostil, cumpliendo extenuantes jornadas de trabajo, a punto siempre de ser deportado antes de lograr una  posición segura.

En el artículo anterior describimos un grupo de americanos que juegan  Voley en una playa nudista. Aparentemente están desnudos. Los cuerpos, de acuerdo a las disposiciones del lugar, no exhiben una sola prenda. Sin embargo, son numerosos, espesos y muy difíciles de quitar los invisibles vestidos de la cultura que los cubren segundo a segundo.

Los griegos llamaban Barbaroi al extranjero. A aquellos pueblos, que hablaban otro idioma y cuyas costumbres eran distintas a la cultura de la Hélade. Con el tiempo, el Barbaroi por excelencia fue el clásico enemigo, el Persa. Seducción de la Barbarie es un fenómeno, descrito por el antropólogo argentino Rodolfo Kusch. Se produce cuando el miembro de una sociedad firmemente establecida, se enamora del riesgo y el potente hálito vital y creativo que rodea a los bárbaros. En nuestro caso, los latinos o las culturas africanas, las principales vertientes que, junto a la población autóctona, conforman este País―Continente.

El americano sueña con el imprevisto, con el afán de aventura que sus pautas culturales no sólo le niegan, sino que a veces presentan como la posibilidad de la muerte, o de la pérdida del alma. Desde un plato que prometa características exóticas, hasta la posibilidad de viajar a zonas desconocidas sin otro recurso que el cuerpo y la capacidad natural. El americano, encorsetado en la ropa oscura del hábito, sueña con la desnudez. La visión de su cuerpo sin ropas le promete una plenitud que nunca encontrará en la vida aséptica  que la familia y la sociedad de origen le presentan como una bendición.
El Vilcabamba ecuatoriano, con sus misterios aborígenes y sus promesas de inmortalidad, está repleto de americanos y muchos de ellos adquieren propiedades con el afán de  vivir en la zona; de convertir en algo permanente el placer de quitarse las ropas y dejarlas en el camino de la vida.
En Iglesias, escuelas, centros comunitarios de Saint Louis, o incluso en la propia calle, figuras como Eileen Wolfington, La Morena, ofrecen a muchos estadounidenses, vestirse con ropas latinas y bailar los ritmos que llegan de México. Con esto, les brinda unos segundos de saludable desnudez. Es entonces cuando el americano abre  en ese túmulo de hábitos y gestos prefijados las brechas necesarias. Deja un momento esa ropa de acero que amenaza su piel desde el nacimiento.  El entregarse por un instante a la Seducción de la Barbarie, amplía la mente; favorece la comprensión de la pluralidad cultural en la que se asientan las bases de la nación. El bárbaro, el latino, el afro americano, no es el otro, el alter, sino alguien  que, desde mi entraña, aflora gloriosamente a la superficie de la vida americana.

bc0bf0069ed20e5bcca8d01c5bd7ae3co-1

GOCHO VERSOLARI

Ranking de Amazon de Fleming Editorial – Barcelona / j re crivello

Al crear Fleming Editorial y lograr conseguir editar 41 autores en tan solo 8 meses he usado estas tres ideas mágicas (Buenas Ideas, Creatividad y Pasión). Alguno se preguntará como ha sido posible tal nivel de ritmo o de influencia con los autores y los lectores. Y es la pasión la que lo define: uno está convencido de su fuerza cuando deja que fluya sin permitirse dudar.
Luego hay momentos de recapitulación,como el que ahora me encuentro al preparar la lista del semestre de 2019. Pero nada es imposible si uno camina en esa divertida forma de editar. Quedan fuera de esto, la publicidad, la burocracia del contable, los pagos del IVA, etc. Solo me rodea ese famoso 1 metro cuadrado donde crecen esas tres palabras.
Les presento a algunos de los autores editados que están situados entre los primeros 200 mil libros (de los 2 millones largos que venden)

 

Seguir leyendo a través de Ranking de Amazon de Fleming Editorial – Barcelona / j re crivello

Editorial Fleming -¿Cuál es tu forma de tu piel?

Nueva colección de literatura erótica- LA FORMA DE LA PIEL.

Editorial Fleming – 2019 – 

por Gocho Versolari

 

 

La literatura erótica forma parte de la literatura.
Esto que parece una petición de principios, casi un pleonasmo,   es una realidad opacada por  varios milenios en los que el sexo ha sido considerado la fuente de todos los males y se lo  arrinconara en las sombras de la cultura. En consecuencia, solemos hablar de  literatura erótica como un género separado, y de acuerdo con muchos  una suerte de subgénero al que se lo rodea de gruesas murallas para evitar que propague la contaminación
En esta época en que las redes sociales canalizan lo más importante de la comunicación, las expresiones de literatura erótica se han multiplicado. La sexualidad humana es un continente desconocido que se abre frente a nosotros; que requiere de nuestra exploración personal, intransferible.  Partiendo de la base que el sexo es lo que revela nuestra personalidad, la literatura erótica, por su naturaleza, es una herramienta perfecta para indagar sobre las preguntas últimas que nos formulamos como seres humanos. Aún cuando incluya intensas descripciones  que reproduzcan en el área de la palabra lo que  el cine pornográfico llama“planos fisiológicos”, el erotismo, la descripción cruda van siempre acompañados de un metalenguaje que incluye el contexto de quien escribe y de su concepción de la sexualidad.
Parafilias, tendencias hetero u homosexuales; sadismo y masoquismo, fetichismo, necrofilia o el propio sexo genital: nada escapa a la literatura erótica. El interés literario, la necesidad de describir el universo de la sexualidad, implica por parte del escritor, el editor y el lector un circuito abierto, una capacidad de aceptación de todas las tendencias.
En una breve semblanza de la literatura erótica, mencionaré el Su Nu Jing, libro erótico de China clásica; los textos hindúes sobre el erotismo: el Ananga Ranga y el Kama Sutra; en Occidente, Dante, Petrarca, Bocaccio y los “fideli d´amore”; los representantes actuales de la literatura erótica como Henry Miller, Annais Nin o D H Lawrence. Hago una mención especial del Marqués de Sade. Su obra, que puede ser revulsiva no tanto por las descripciones, sino por un desprecio total a la vida, tiene el mérito de haber expuesto de manera clara y brutal las relaciones entre el sexo y el poder.

556dd1264a8bb344e3056178475d4801o

En cuanto a Iternet, es absoltuamente variada y múltiple la forma que adquiere la literatura erótica: a veces acompaña al comic y casi siempre se expresa en relatos breves donde se exponen las tendencias más bizarras. Así como ocurre con la poesía lírica, la posibilidad de contar con un espacio propio hace que la expresión del instinto se desate y establezca relaciones sobre nuevas bases. Las redes permiten la búsqueda de nuestras identidades profundas, de  estructuras eróticas singulares; que configuran el mapa de nuestra propia sexualidad.
No son casuales ni inocentes las reglas estrictas y pacatas que establecen algunos sitios como Youtube o Facebook. La represión o el exceso en relación al sexo van acompañando siempre al afán de dominación. Lo único que puede garantizar la libertad, en cualquier forma que se la entienda, son hombres y mujeres dueños absolutos  de su sexualidad.
Esta es la filosofía de “La forma de la piel” .  Intensidad, fantasías, representaciones, sensibilidad procuran expresar la expresión erótica singular de cada uno de nosotros. Sea cual fuere. Alguien dijo: “La historia de la sexualidad individual es una sinfonía: en constante movimiento, busca una armonía global. Son pocos los que pueden comprender las reglas de este movimiento y unirse al mismo”.
Quienes  escribimos y leemos literatura erótica, siempre terminamos buscando y expresando   la propia forma de nuestra piel.

 

Esta nueva colección que incluye narrativa y poesía, verá la luz en enero de 2019 con tres creadores de literatura erótica:

Rosario Salazar

34172a6f9c71fa77ee5bb50dc9e4d1a3o

 

Jaime Fiol

b77b8f3ce26e3ce4237a3eaa13ed5e2fo

 

Gocho Versolari.

7ac4b6e32eca451b9325fdb550169be8o

 

En los meses siguientes participarán otros escritores como María José Luque Fernández, Quinny Martínez Hernández y Ana Centellas

 

GOCHO VERSOLARI

A %d blogueros les gusta esto: