Recuérdame

Recuérdame qué hacemos aquí, que ya no lo recuerdo.

Ya no lo siento.

Breve temblor en el cuerpo. El instante de nuevo.

No creo que sea el momento.

Recuérdame qué seguimos haciendo.

Hoy recibí la llamada. Miré tu rostro, en la pantalla.

Creí palpitar y no era cierto.

Tal vez dije sí, por miedo.

Tal vez decir no, lo discreto.

Recuérdame que me dijiste, para convencerme de nuevo.

Ya no te siento.

Hice mi vida.

Busqué consuelo.

Encontré cobijo.

Y hallé en el silencio el mejor amigo.

Recuérdame que quieres de mi, después de tanto tiempo.

By Miriam Giménez Porcel.

Tazarones

Eres el hombre de mi vida cada segundo que respiro.

Y aún así no te lo digo.
Eres el pilar de mis andares, el aire de mis pulmones, el sueño de mis noches.

Y aún así no te lo digo.
Eres cada instante de mi pensamiento cuando pienso en algo bello.

Eres cada plan de mi futuro y cada recuerdo de mi pasado.

Y aún así no te lo digo.
Eres lo que mi media naranja pretendía encontrar, sin estar buscando.
Eres el medio limón de cada vaso con hielo y cocacola, refrescante y chispeante.

Siempre dispuesto a decir sí a cuando yo digo hagámoslo.
Eres el hombre que toda mujer merece y  nadie lo sabe.

Y aún así no te lo digo.

Porque las cosas más bonitas.

Los sentimientos más sinceros.

Los momentos más sencillos.

Se viven, sin decirlos.

Se saborean, se palpan.

Y con dos simples palabras, ya se entiende todo.

Con un gesto, una mirada, e incluso un silencio.

Te quiero.

By Míriam Giménez Porcel.

Café literario

Hoy te miro desde lejos, y de nuevo me enamoro de tus gestos y tus modos. De esa sutil sonrisa, o el llanto escondido, según la novela a la que estés en ese momento entregada, sumisa, a sus pies. Te dejas embriagar por las notas del autor, por las normas de sus letras, por su pasión y me siento celoso de esa entrega, de esos logros que yo siento que jamás alcanzaré. Son tus pómulos, tus labios, tus manos las que imploro. Te deseo de un modo inmaduro, casi infantil. Tu no sabes que te observo. No entenderías mis motivos, hasta dirías que soy obsceno. Nada más lejos de la realidad. Yo te quiero, a mi lado, leyendo esos versos, narrando esas historias que te conmueven, tejiendo los mismos sueños que el autor tejió en el momento de crear la telaraña de la historia, que te tiene sumergida, y tan alejada de mi persona. Que te tiene enamorada. Cada semana una distinta, y nunca es la mía. Me gustaría escribir tu novela, que la leyeras, que entendieras esta obsesión. Y cierto día que levantas la mirada, y te topas con la mía me figuro que te gusto, me imagino que te acercas, que preguntas que novela entretiene mis momentos, y ni siquiera yo sé que es lo que leo. Tomo libros en mis manos sin conocer el título, permanezco, a lo lejos, cual absorto lector, anotando todos tus movimientos. Un leve movimiento de rodilla, un roce lento de la yema de tus dedos, rozando tus labios, cortados por el frío, le dices al camarero sonriendo, cuando te sirve el café ardiendo. Yo quisiera rozarlos, con crema de cacao y curarlos a besos.
Y así cada jueves, en este café literario donde te encontré hace un año, leyendo.
Y así seguiré invisible a ti. Enamorado de un cuadro, cual pintor pintó de un modo abstracto, bohemio, soñador. Inalcanzable, para mi.
By Miriam Giménez Porcel.
A %d blogueros les gusta esto: