El libro y la rosa

 

 

 

Estaba llena de indecisión, su mente era un verdadero caos, no sabía qué escoger, no sabía de entre todos los objetos y recuerdos acumulados durante su vida qué llevarse consigo al lugar al que debía marcharse. No podía llevar todo lo que realmente quisiera y eso la llenaba de tristeza, sabía bien que los objetos eran cosas materiales, que lo más importante de su vida se hallaba en su corazón, en su alma que aún vibraba al recordar al que fuera su compañero de vida, su único y gran amor, su amante y amigo, su otra mitad sin la cual se sentía incompleta.

Siempre deseó que cuando llegara la sombra negra de la muerte se los llevara juntos, lo deseó con vehemencia pero estas cosas nunca suceden como se desean. Desde la muerte de Adolfo su vida perdió el sentido, aunque en el fondo debía reconocer que su recuerdo, los momentos vividos junto a él eran su mayor consuelo. Se acostumbró a dialogar en voz alta con él e imaginaba sus respuestas cuando le acuciaba la duda, la incertidumbre de no saber qué determinación tomar. Quizá, pensaba, se tratara de la intuición o quizá del conocimiento tan grande que tenían de ambos, de la forma de saber su manera de pensar lo que la llevaba siempre a acertar con la opción adecuada.

Todo lo que estaba viviendo recientemente la transportaba y su mente, así como su corazón y su alma viajaban a la velocidad de la luz en un recorrido retrospectivo hacia el recuerdo, hacia su vida anterior desde el momento en que se conocieron, desde el primer beso que se dieron, desde el primer instante en que sus corazones latieron juntos y ya no se separaron hasta aquel fatídico día en que la dama oscura se acerco a sus vidas arrebatándole a su amado.

En su caótica confusión en la búsqueda de aquello que llevarse se acercó a un viejo arcón del que ya no tenía apenas memoria de que existiera ni recordaba cuál era su contenido. Estaba repleto de polvo, así que lo limpió y lo abrió llena de curiosidad por averiguar su contenido. Con asombro lo vio, vio aquel libro ya amarillento y tan lleno de polvo como estuviera el baúl, lo abrazó emocionada, su corazón latía con fuerza, era el primer libro que le regalara Adolfo un día, sin más motivo que el de celebrar su amor, junto al libro le depositó una preciosa rosa roja y ella fue guardando sus pétalos entre las páginas de su preciado regalo, se trataba del libro “Rimas y leyendas” de Gustavo Adolfo Béquer. Adolfo sabía que era una gran enamorada de la poesía y quiso que fuera ese libro el que sellara su gran amor por ella. No daba crédito a lo que veía pero ahí estaba, llamándola, reclamando que lo llevara con ella a la residencia en la que pasaría lo que le quedara de vida.

Vivió una vida plena junto a Adolfo pero no tuvieron hijos en su unión y aunque lo desearon con fuerza, el Universo al parecer no tenía previsto para ellos la dicha de ser padres. Nunca se sintieron desdichados por ello pero ahora, ella pensaba que quizá de haberlos tenido su destino actual sería otro, quizá no tendría que abandonar su hogar porque tendría la atención de sus hijos o quizá, quién sabe, las cosas debían ser así y el acontecimiento de su marcha se habría producido de todas maneras. En el fondo, daba gracias al Universo porque gozaba de buena salud a pesar de la edad avanzada y aunque su memoria a veces algo le fallaba no tenía dolencias graves como para requerir tratamiento médico, el único mal que la aquejaba era el de la soledad, el vacío tan grande que había quedado en su alma y en su corazón tras la muerte de su amado Adolfo.

Quería estar rodeada de personas de su edad y relacionarse para sobrellevar mejor aquel último tramo de su vida, así que decidió ella misma que debía abandonar el hogar en el que tan feliz fue durante tantos años. Salió con su libro entre las manos, acariciándolo dulcemente junto a su corazón y se dirigió hacia la morada en la que esperaría impaciente que la dama oscura acudiera en su busca y la llevara por fin junto al ser al que tanto había amado y al que estaba convencida seguiría amando eternamente. Deseaba que esta vez no obviara su solicitud y la envolviera en  su manto para que su alma se uniera perpetuamente a la de Adolfo y pudieran seguir amándose después de cruzar el umbral formando una única alama, una única esencia y seguir gozando de su amor por la inmensidad del Universo.

 

 

@Marina  

Tiempo

 

 

 

 

 

 

 

Un viaje de vértigo, sentía que su estómago se revolvía al mirar hacia atrás y observar a qué velocidad había pasado el tiempo a pesar de que en algunos momentos tuvo la sensación de que las manecillas del reloj se detuvieron, se congelaron en el camino y dejaron de girar como ella hubiera deseado, como si Cronos hubiera sido devorado por sus propios segundos.

Ese pensamiento le dio pié a reflexionar y cuestionarse si existía el tiempo realmente…¿Qué es esa cosa invisible en la que depositamos el control de nuestras vidas? Ese conjunto de letras que nos persigue, del que no podemos escapar y al que le han puesto Tiempo por nombre ¿Es solo una idea que la mente colectiva confeccionó? ¿una palabra inventada para dar sentido y explicar el transcurrir de la vida…? ¿la palabra tiempo tiene significado?

¿Qué sentido tiene en realidad? Porque no suena a nada, queda hueca y vacía y, sin embargo, ese tiempo que no significa nada y carece de sentido se precipitaba ante sus narices y ahora sin poder remediarlo viajaba a una velocidad de vértigo. El tren en el que subió, de repente había pisado con fuerza el acelerador y corría a la velocidad de la luz.

Su cabeza no paraba de darle vueltas a lo mismo: EL TIEMPO. ¿Era el tiempo lo que se precipitaba o era ella la que había pisado el acelerador y ahora no encontraba el freno para detener la velocidad de su maquinaria? Otra incongruencia porque solo ella disponía de la capacidad y los medios para acceder a la palanca y frenar en seco y detener su propia marcha. ¿De qué le servía viajar con tanta prisa, de qué servía querer anticiparse a todo acontecimiento si todo ocurriría en el momento justo y oportuno. No servía correr a esa velocidad ni hacia adelante ni hacia atrás ya que en ese recorrido se olvidaba de lo principal, el ¡¡TIEMPO PRESENTE!!

No por mucha velocidad que le pusiera los acontecimientos que estaban por llegar iban a llegar antes…TODO A SU TIEMPO…¡¡Otra vez el TIEMPO!! Asumió una alta dependencia al Tiempo y si era así, si tanto se le nombra ¿querrá eso decir que esa cosa que no se ve ni se toca es real y tiene control absoluto?

 

 

@Marina

Oscuro cristal

 

 

 

 

 

Ocultos quedaron sus ojos tras aquellos oscuros cristales con los que contemplaba el discurrir de la vida, ocultos en la negrura de de una distorsionada visión. Creía firmemente que lo que contemplaba era de ese tenebroso color, más bien, no había color, sombrío era el entorno en el que se envolvía y así, oculta su vida en las sombras, asumió como realidad única el no-color de su alrededor.

Creyó que el mundo era un lugar de devastación, creyó que no existía motivo ni razón para salir de su mansión al comprobar que la tierra se desangraba, que los humanos habían perdido su cualidad de humanidad, que el planeta estaba repleto de hipocresías malsanas, que las garras del poder eran férreas y sometían y navegaban a mar abierto sin nadie que les detuviera.

Comprobó que el mundo se derrumbaba ante ella, que todo en lo que creyó quedó sepultado sin mortaja en todos los lugares del planeta. Sabía que en otros tiempos hubo color, color con el que el Universo inundó la Tierra, en su corazón grabado quedó aquel verdor de los prados, la cromática de las flores que los campos alfombraban, el mejor azul con la que se vestía el firmamento. Quedó grabada en su retina la magia multicolor de todas las primaveras, la gentileza y la sonrisa de la gente que regalaban saludos aun sin conocerse.

De repente un día su mundo oscureció y todo lo contemplo a través de un oscuro cristal del que quiso deshacerse, nunca supo cuándo, con exactitud todo se tornó sombrío, pasando del gris al negro más oscuro. Quedó atrapada detrás de unos cristales en los que el color murió y el invierno se hizo perpetuo.

 

@Marina

A %d blogueros les gusta esto: