en el despertar de los pechos azules

Sus pechos azules
en el despertar del sueño
dibujan las finas huellas del deseo

Bajo su vientre blanco
surge un paraíso de recuerdos
donde caminan con pausa
las serpientes que habitan en mi boca

Nos desayunamos los tatuajes del cuerpo
con la avaricia del pan recién hecho
y dejamos que nuestros cuerpos
fallecieran en un mar de silencios rotos.

Fuimos una y varios
Fuimos cansancio sano
Fuimos una luna entera en la palma de la mano.

Y pienso, que ahi,
en los escondrijos del deseo
en las esculturas de los cuerpos quietos
surge nuestra mejor versión
quitándole las telarañas al tiempo.

antes de todo esto

Antes de que las palabras se salgan del papel
y acaben escritas en paredes desiertas

Antes de que los sueños viajen en barcos de papel
y acaben engullidos por tempestades azules

Antes de que nos pongamos los disfraces de calaveras
y bailemos las danzas de los esqueletos frente al fuego

Antes de que los amos de nuestro calabozo
decidan quitarnos estas cadenas para ponernos otras

Antes de que mis labios sean invierno
y mis párpados se duerman en un otoño quieto




Antes de todo esto,
quiero amanecer con tus besos de agua
gritar tu nombre a todos los cielos
y vivir dentro de nuestros abrazos perpetuos

cuando acabe mi condena

cuando acabe mi condena

Cuando acabe mi condena

y deje de soñar los sueños del viento,

volveré a contar los cuentos de antaño.

 

Contaré los alambres de espino

las murallas de escalones ciegos

el vertiginoso humo que se escapa de las cavernas

los libros en blanco, las consignas quietas

los otoños de libertad, los inviernos en vena.

 

Contaré las escamas abiertas

la soledad de las palabras que no cesan

los gritos de una multitud que se queja

y entonces

una vez que cuente todos los cuentos

no sabré

si se me fueron las cadenas.



A %d blogueros les gusta esto: