NOVIEMBRE Y LAS SENSACIONES

Noviembre se estrella en el hielo de mis constelaciones,
aquellas en las que encuentro mundos subliminales
donde habitar sin respuesta.

Racimos de sueños voy enfrascando
en mi vientre, los guardo con el perfume del azar.

Charcos de sed pretenden ser humedecidos con la irrupción de la lluvia.

Noviembre se eleva con la energía de un verano
que no parece llegar pero sabrá venir
para calibrar los fríos crudos que el alma intenta esquivar.

Me leí a mí misma hablándome sobre el orden del hogar,
acerca de esa búsqueda natural que pide reciclarnos. 

El nido se reestrenará.

El cuerpo estará más liviano.

El hogar es infinita y cíclicamente modificable,
a la par de la velocidad del sol al girar. 

Un nuevo amanecer vendrá, uno nuevo donde resugir
(donde inevitablemente fue caos)
para barrer todo aquello impuro e innecesario.

Y entonces será noviembre el cierre para abrir el ciclo que viene
desde lo ahora incierto,
aunque lo luminoso se vislumbre y anhele allí.

Soy argentina, apasionada de las letras desde la infancia aunque me reencontré con ellas hace unos años gracias a un gran cambio de vida que me marcó por completo. Amo la música también y el arte en general. Vivo muy cerca de la naturaleza junto a mi compañero. Llevo editados dos libros, el primero de narrativa; y mi flamante segundo hijo de papel de poesía.

“Amor a la distancia”

Hoy les traigo un poema que he encontrado en mi archivo. Hace unos meses participé en una convocatoria para un concurso con la temática de amores virtuales o a distancia. Como no quedé seleccionada y el poema nunca lo publiqué es que hoy decido compartirlo aquí.

Un dato: Tuve la facilidad de inspirarme (además de dejar volar un poco la imaginación) en mi propia historia, ya que quien hoy es mi compañero, hace muchos años fue un amor virtual que afortunadamente traspasó las distancias y no nos hemos separado nunca más. Hoy somos grandes amigos y confidentes, además de marido y mujer.

Entre las líneas de nuestras charlas virtuales
desespero por ver tus pupilas de café,
sueño despierta con el sabor de tus labios
que espero degustar con ansias para empalagarme.

En la noche de nuestro encuentro
te abrazaré para ser tu abrigo y tu calma,
mientras tanto te espero deseosa
detrás del vidrio de la pantalla que nos separa.

No tengo aquí el olor de tu piel, pero mi alma sabe muy bien
el color de tus besos perfumados por la bruma del invierno
que me acompaña entre sueños mientras te veo venir
presuroso hacia mí, a buscar refugio en mis brazos.

Aunque no te haya tocado en esta vida aún,
en la anterior mi corazón y el tuyo se quedaron enlazados,
liados por el hilo rojo del amor que nos marcó la piel
dejando nuestras almas enamoradas de por vida.

Soy argentina, apasionada de las letras desde la infancia aunque me reencontré con ellas hace unos años gracias a un gran cambio de vida que me marcó por completo. Amo la música también y el arte en general. Vivo muy cerca de la naturaleza junto a mi compañero. Llevo editados dos libros, el primero de narrativa; y mi flamante segundo hijo de papel de poesía.

REMEMORANDO MIS LETRAS

“Desempolvando mis letras pasadas, comprendí el pedido a mí misma de compasión y de proteger lo que es tan propio como la carne, como los latidos o el aliento. Embellecer los colores que pintan mi esencia, sabiéndome en pausa de toda musicalidad. En este tiempo que oigo mis voces acalladas en el anhelo de resurgir, de reclamarme una vez más regresar a ese lugar de luz donde cantar arrullando mi voz y mi guitarra, acariciando mi esencia.”


————————

A continuación comparto este poema, las letras que me han vuelto a susurrar al oído causando, esta reflexión en prosa poética:

“MI CANTO”

Ayer cantó mi guitarra,
con arpegios dulces de principiante
y rasgueos tímidos
en DO y en RE,
como pájaro pichón
que se larga al vuelo libre.
*
Ayer cantó alegre
con sus cuerdas pacientes
entre la torpeza habitual
de mi inexperiencia
repartida en las manos.
*
Ayer soñó con melodías
mi compañera de madera,
las mismas que yo he soñado;
ayer soñó su canto junto al mío
en una comunión
entre su alma de árbol
y la mía de miel.
*
Ayer la música tocó mi esencia
peinando mi aura,
entre sonidos de ensueño
brotados de las fibras
del alma mía.
*
Hoy esas canciones
permanecen en reposo
aguardando su momento
para relucir el arte
que se esconde misterioso
floreciendo en calma.
*
Hoy mi voz repasa esas melodías
con las que bailo
repleta de los colores
que me pintan la alegría
y la emoción.
*
Hoy mi interior comulga
con todas esas letras
que el papel requiere,
vistiendo el blanco
con suaves vibraciones
que incendian de luz
la palabra por decir,
la voz por hablar.

 

Soy argentina, apasionada de las letras desde la infancia aunque me reencontré con ellas hace unos años gracias a un gran cambio de vida que me marcó por completo. Amo la música también y el arte en general. Vivo muy cerca de la naturaleza junto a mi compañero. Llevo editados dos libros, el primero de narrativa; y mi flamante segundo hijo de papel de poesía.

A %d blogueros les gusta esto: