Amor vestido de azul

Azul tu mirada complaciente

Corre como el caballo de travestía

Como mi alma fresca

Te visita noche y día

-Azul inconquistable

Tiernas pasiones y gritos en la noche-

Azul dormido en mi cama

Visito tu alborada

Mi alma está vacía

Como mi lecho que espera por ti

-Decisiones inesperadas

Socaba mi espíritu noche y día-

Azul de mi vida corriente

Tanto esperar para luego ser paciente

Azul vibra mi energía

Ella es todo lo que tengo mi alma

Azul de mi vida corriente

Muchas vidas amándote

Viviendo con mucha gente

Azul que vibras en batalla

Muchas almas desoladas

Azul que quiero que llegues

Así como el mar paciente

Azul de mis entrañas

Cuánto amor

Des-oriente

Azul que invita la rosácea tarde

Que ames mi vida insolente

Azul que emana la caída

-De tantas carestías

Y falta de armonía-

Azul de mi espíritu dulce

Sólo quiero regresar a mi mar

Ser con él uno sólo

Un principio y un fin

Una alquimia

Mi presente

En el mar abierto te soñé

Mi pasión  envolvente

Imagen de la red

Karem Suárez

 

 

 

 

Voces del silencio

No te oigo, solo al  silencio,

El corazón no entiende de razones

Quisiera olvidarte, me late el corazón  es imposible que  pase

Sabes todo mi amor

Hubiese querido una noche solo contigo,

-Sólo para que vivieras mi forma de vida-

Cuando estuve en medio de la locura

Solo tu voz me acariciaba

Con un abrazo jubiloso

Me llevabas a la cordura

Silencios

Voces del silencio

Voces van y vienen

Grillos cantan

Tengo la piel de mis orígenes

No oigo nada

Es la nada, un espacio

El dulce trigo de un manjar

Las mariposas que aíslan mi abrigo

El frío que se postra a las cimientes

Son las voces del silencio

Karem Suárez

Permíteme

Permíteme quererte cuando tú no quieras

Amarte aunque sea tu boca lo único que recuerde

Sonreír a tu brisa, a tu ansiedad desmesurada

Cuando te vayas, te sentiré

Son nuestros corazones unidos como talantes enrojecidos

Ya no puedo hacer nada ya para olvidarte

-O dejar de sentirte-

Permíteme olvidarte aunque sea un suspiro

Te permito que te marches como brisa lejana

Ese será mi regalo

En el tiempo la mirada

Lo que se olvida, se va en un suspiro

Karem Suárez

Imagen pixabay
A %d blogueros les gusta esto: