Generación perdida

La belleza de su juventud
cautiva aún en el caminar de la anciana.
En sus manos el temblor de toda
una generación perdida desde su origen.
La piel arrugada y tatuada,
blanca como la libertad de una badera
de rendimiento sin viento que la estire,
manchada de años y penas.
Estudió filosofía soñando sobre un péndulo
que no respeta ninguna lógica.
Ella fue una de tantos que no supimos
interpretar la proyección de las sombras.
Permanecimos colgados de los hilos
sociales como ropa vieja que desechar,
hilos que llamamos voluntad, o moral,
o tendencia, o miedo o estupidez,
cada cual apoda a sus fallos como quiere.

Pero nuestro verdadero  gran error fue escribir
libertad como si se tratase de una palabra cualquiera.

Sinónimo de poesía

Sólo tú
eres sinónimo
de poesía.
Tan solo tú.
Que no te engañen
los poetas,
descorazonados
reyes de copas,
especialistas
mintiendo bellezas:
Tus ojos no son
perfectos ónices
brillando bajo
las estrellas,
tampoco tu piel
es tan tersa,
ni tan suave
como aúllan
sus letras.
Tus cabellos
no son cuerdas
de oro de ningún
arpa prohibida.
Pero sólo tú
eres sinónimo
de poesía,
por algo que ellos
jamás entenderían.



Libre


Libre,
pese a estas cuatro paredes,
pese al sol gris grabado en el techo
con la esperanza de volver a verlo en el cielo.
Me siento libre,
aunque tres pasos por otros tres
describan cíclico mi movimiento
en este panal con miel de sabor a cemento.
Soy libre,
aún remando en esta galera,
aún sabiendo que las sirenas
y cantos fueron verdaderas.
¿De dónde saco aliento?
Soy un libro todas las noches
y las palabras son libres
con poco que sople el viento.
¿Cómo he llegado hasta aquí?
La vida es una tormenta;
a veces llegas a puerto,
otras, a una isla desierta

A %d blogueros les gusta esto: