Aire culpable

Era como la levedad de sus palabras, sencilla y pequeña, sus enormes ojos color gris teñían su universo de agua. Entre los árboles y las playas solía apaciguar su alma inquieta, todo lo contrario que normalmente vivía.

Era un no cesar de estrés, el trabajo llevaba sus nervios al límite a diario, la responsabilidad la ahogaba. Cuando llegaba a casa tampoco era capaz de descansar, demasiado pendiente de los suyos, ayudar en los deberes, hacer cenas, lavadoras, planchas. Era extraña la noche que conseguía apoyar su cabeza en la almohada antes de la madrugada. Aun así, corta de vida, de tiempo y de sueño, buscaba ansiosamente en su ordenador un espacio de tiempo, por muy pequeño que fuese donde se sintiera libre. Se agarró a algunas redes con la avidez de un niño que descubre una juguetería gratuita a su alcance. Desconocía métodos y peligros de Internet y buceó buscando su espacio.

Tampoco quedan ya reductos de paz y libertad apenas en ese espacio paralelo. Pero de repente un día se coló por una mínima rendija un ápice de luz, una sonrisa, un mimo a tiempo, oxígeno para respirar. Inconscientemente inspiró a toda su capacidad de pulmón, a fondo, sin miedo. Como si nunca antes hubiera respirado.

Se perdió en un mundo infinito de letras sin sentido hasta encontrar su propio lenguaje. No escatimó en poner de su parte todo de lo que fue capaz. Desplegó sus alas y se lanzó en picado a algunos sueños, aunque a veces ni siquiera eran los suyos. No marcó límites, tendió puentes. Por primera vez en su vida, sólo se miraba a si misma y le gustaba sentir el vértigo del ciberespacio correr por sus venas.

Está cerca de la locura más veces de las que hubiera podido llegar a imaginar, aunque finalmente siempre se hizo con el volante. Los enemigos eran demasiados pero sólo miró al frente.

Inconscientemente consciente se aproximaba cada vez más hacia el límite del precipicio, “delgadas líneas” le llamaban algunos. Y como tenía que ocurrir, de un momento a otro, más tarde o más temprano, sino era hoy sería mañana, al mirar hacia atrás ya no vio el otro lado.

Estaba demasiado lejos para volver a encaramarse al cortado de que había saltado, demasiado abajo, demasiado deprisa, demasiado pesada, demasiado….

Lleva años volver a la realidad si es que algún día consigues volver, ella aún no sabe que ha ido demasiado lejos. Perdió la noción de la realidad, y se encuentra perdida en una guerra galáctica entre todos sus miedos, pensamientos y desvaríos.

No ha trazado una línea, ahora se mueve entre rayos, su epicentro la atrae sólo de vez en cuando, pero proyecta sus rayos en forma de haz hacia los trescientos sesenta grados que bordean su núcleo. Sólo los suyos la atan a este universo real, donde su cabeza ya no quiere volver.

Ahora sueña que todos son sus enemigos, que la persiguen. Que está permanentemente vigilada, que la acosan, que todas las galaxias le han declarado la guerra, que quieren controlarla.

Ahora ya no es ella, es un ser encerrado en su concha de carey, su caracola, su espacio único y pequeño donde ni siquiera le da para encontrarse.

Ha cruzado todas las líneas, delgadas y gruesas, invisibles y empinadas, profundas y siniestras. Ahora ya sólo tiene miedos, olvidada de sí misma, la locura sin saberlo. Y sigue pidiendo a gritos, a veces ahogados, insonoros, aterradores, estridentes que la ayudemos.

Tantas veces me dan ganas de abrazarla fuerte, y decirle que nada de eso es cierto, que sólo ella será capaz de salir de ese infierno, que sea valiente que yo no la dejo. Que he hecho de su causa mi reto, que la escucho, la acompaño y la aprecio. Aunque ya solo espero de lejos, la miro de reojo porque no me escucha, ni a mi, ni a nadie Ya no mira a su lado, está muy lejos.

En una brisa confío, esa que le devuelva el aliento. Solo el aire es el culpable de que resista su cuerpo.

Volverá como las golondrinas, aunque se equivoque la paloma, a encontrar un día su puerto esa gaviota de mares revueltos a regalarnos su bonita sonrisa de invierno.

@carlaestasola

Por ella, con ella, para ella.

 

Imagen: Pintura de Lino Lago

Música: Sinfonía nº 9 de Gustav Mahler

Mi primer esbozo de testamento

A mi muerte

quiero que me abrace la tierra

y que todos mis órganos donados

vacíen de vida inconsciente mi cuerpo

Quiero yacer en mi pueblo,

donde el paisaje es sereno,

porque me regaló

toda la calma

que había pasado una vida buscando

No quiero que me acompañen

plañideras, ni llantos

ni que me lleven a esas habitaciones

donde todos puedan presenciar

la frialdad de mis inanimadas facciones

Que quien decida acompañarme

en ese último paseo

lo haga porque el corazón

se le encoja en el pecho

Quiero que conmigo pongan un puñado

de las cenizas de mi madre

para no sentir nunca más

la soledad en que me sumió su ausencia

Podré al fin darle todo el amor

que se me quedó enquistado

al irse tan de repente.

Quiero que no aparezcan

todos aquellos que durante tantos años

se llamaron familia, pero nunca lo fueron

Procuraré dejar una lista con los nombres

de aquellos que quiero se enteren

porque alguna vez les sentí muy cerca.

Quiero que el silencio me envuelva

para que puedan surgir poemas

inesperados,

inspirados por aquellos a los que amé.

Quiero que nunca más nadie discuta

por mi culpa, por la de nadie.

Ojalá mis hijas se abracen,

lean por fin todo lo que escribí

y sentí , para que mi amor

resucite eternamente el amor

entre ellas.

A ellos, los que pasaron el poco tiempo

que les sobraba conmigo, solo les deseo

que encuentren algún día la paz que no se ganaron.

Austero todo, sin dispendios,

no cortéis ni una flor por mi óbito,

todo sencillo, nada superfluo.

Prometo dejar pagado mi entierro,

para no molestar con deudas a los que quiero.

Mi testamento son mis libros,

mi música y poco más.

Debiera hacer un registro por orden alfabético,

y dejar todo adjudicado

para evitar problemas luego.

A aquellos que me regalaron su paz,

mi paz les dejo,

y que la tierra les reciba

con los nutrientes necesarios

para llegar a ese cielo que cada uno profesa.

Dejad que yo mientras tanto, de pasto a las ovejas.

Y si algo me gustaría es haber sembrado

el terreno para que mis descendientes

amen tanto la lectura, la música, la danza,

el teatro, la pintura y el dibujo, el cine, la naturaleza,

como yo los he amado.

Sólo por eso sabré

que serán estupendos seres humanos.

@carlaestasola

Imagen:

El artista reconocido internacionalmente Movsha Jatskélevich Shagalov, que adoptó el seudónimo de Marc Chagall, nació en Vitebsk, Rusia, el 7 de julio de 1887 en el seno una familia judía.

Música: Ciaikovskij: Sinfonia n° 6 (“Patetica”) , Adagio – Allegro non troppo.

Increíble realidad

Y no se por qué;
No me creo
Lo que irá después,
Dime por qué
El siniestro del momento
Laberinto sin igual,
Irracional.
Un viaje inexplicable
A la realidad,
Largo camino
A la inmortalidad.
Ese tapón;
Increíble realidad
Ahí estabas
Escondido, esperando,
Aguantando…
Y esfuerzos inhumanos
Resultarán
Inexplicablemente absurdos,
Porque al final
Encontraron tu cuerpo inerte…
¡Desesperación!
Ahora llega el momento
De que critiquen mi texto:
Y mi pensamiento
Y mi resolución,
No me pregunto por qué
Me pregunto cómo fue
Que un zagalín
Engullido por un tobogán
Tan chilindrin
Cupiera su cuerpo al fin
Y los cascotes
Tan amortajados
Encima de él
Se prensaran como roca
Cal y canto cerrando su boca.
Justo al final
El cuerpo del que perdió
Ahí quedó
Sin saber quién era lo que fue
Lo que le llamó
Ni a nosotros qué es lo que pasó.

Todos somos Julen.

Autor: Gus

A %d blogueros les gusta esto: