Ausencia

 

 

 

Ausencia de sentir-te, ausencia de saber-te, ausencia que acompasa las horas dibujando en el aire piruetas de silencio.

Ausencia y vacío extremo cuando el alma queda hueca. Ausencia de pensar-te porque no le llega a la memoria el eco del pensamiento.

Ausencia que en jirones retuerce las entrañas y la nada se apodera del espacio  que de nada se llena tras el rastro que la noche a su paso deja.

Ausencia que marchita los recuerdos que en el hoy se instalaron sin programación ni cita previa y suspendidos en la opacidad del espacio permanecerán exiliados en la memoria del tiempo.

Ausencia de  latidos que ayer al corazón vivo mantuvieran y hoy su latir es una constante negación manifiesta.

Ausencia de todos los ensueños, de las emociones y sentimientos que cubrieron los paisajes de la fantasía, de la historia real o ficticia que la imaginación recreara.

Ausencia de vibración. Se quedó sin sonido la voz interior que en el silencio reclamo era de mi ser  y sentido daba a mi presencia.

Ausencia del todo con sabor a sentencia, de vacío interior, de afónica melodía con redobles de tambor anunciando la nada que queda al precipitarse el alma en el abismo de su no-sentir, de su no- saber, de su no-conciencia. De imaginar la propia ausencia de un alma  vacía y hueca, ausente de su ser, deshabitada de su esencia.

 

Imagen de la red

Me gusta todo lo relacionado con el arte, la cultura, literatura sin ser experta . Me encanta leer y escribir y estoy en este mundo de las letras de forma accidental.

6 comentarios en “Ausencia”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: