Así soy yo

Así estoy hoy.

Navidad, la primera en tantos años lejos de ti.

Y mientras espero la cena de cada año, tomo de nuevo el teléfono perdiendo la cuenta de cuántas veces lo he abierto y cerrado en tan sólo cuarenta minutos.

Como he pasado los últimos días; camino, tomo un libro y no puedo avanzar de las primeras páginas, trato de ocupar mi mente en otra cosa; pero no. Imposible invades mi espacio, llenas mi obsesión con tu mirada y el recuerdo de lo que fuimos en el pasado, de lo que éramos apenas hace casi un mes .

Ahí está la tribulación: De lo que fuimos en el pasado.

– En el pasado, siendo luz y siendo paz, quedamos en el pasado.

-¿Qué tal si estás últimas palabras transforman todo?

Tal vez sean las últimas que necesito decir para que el universo decida si tú y yo somos una historia o somos dos historias separadas en tiempo y espacio. Para ver si somos esa historia perfecta que por un instante fue pero que hoy decides que no puede ser.

Necesito otro café, no he podido darme el valor y llamarte, pero quiero hacerlo. Necesito un baño caliente y un vaso de vino, y tal vez otro café.

Temo tu respuesta, temo que al escribirte o al llamarte seas indiferente y puedas morir en mi interior. A fin de cuentas hoy me queda un halo de esperanza, casi transparente al que logro asirme cada mañana al despertar, mismo que si me rechazas ya no existiría. Y qué será de mí si me otorgas un silencio.

-No. Eso bastaría para clavarme una daga dentro del corazón.

Mientras decido llamar, recuerdo cada momento de aquellos ciento ochenta días en los que viví y recuperé a tu lado los veinte años que tenía perdidos; te tengo de nuevo frente a mí,  tu boca me besa con la pasión que de lleno nos consume y tu cuerpo continua siendo complemento perfecto del mío.

Permanezco en una espera eterna, tomar de nuevo el teléfono, abrirlo, cerrarlo e imaginar que suena por ti y sólo por ti.

Amado lejano y cruel.

Te llamaré y no esperes un suplicante te amo y nada más.

Te hablaré claro – Te quiero en mi vida, ayúdame a tenerte en ella con una respuesta clara y sencilla saliendo desde tus entrañas.

Lo siento con certeza, soy y seguiré siendo tu amante pues nunca me olvidarás, mas que mejor que vivirlo de cierto, de nuevo cercanos tú y yo.

Marco, cuelgo y vuelvo a marcar, por fin lo hago te marco y . . .

-¡Eres tú al otro lado!

Yo sólo espero ahora por tu respuesta.

Nora Arrieta

 

5 comentarios en “Así soy yo”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.