Aquel café

No pude evitar mirarte, allí junto a la barra,  consumiendo casi de manera convulsiva, como si llevaras prisas, ese cigarrillo.

Tus dedos grandes, lo envolvían delicadamente como si de algo muy valioso se tratará.

Observaba curiosamente tu reflejo en el espejo de aquel café bar, tu mirada ausente mientras el humo fluía a través de tus labios.

Tu copa estaba vacía, al igual que mi café del que solo los posos hacían espera.
Sin darme cuenta, estabas frente a mí.

Una sonrisa intensa y un gesto, asentí, tomamos un café.

Cogiste mi libreta y curioseaste. No te dije nada. No proteste siquiera, aun cuando aquello era mi tesoro. Lugar donde desterraba mis pensamientos.

De nuevo una sonrisa. Me envolviste en esa mirada profunda de ojos negros, dulces Me poseíste…

Un gesto y nos levantamos. Me agarraste por la cintura delicadamente y me llevaste hasta el éxtasis.

Tus labios sabían a tabaco, pero me gustó aquel beso intenso,  salvaje bajo los acordes de la música que danzaban junto a nuestros cuerpos enlazados.
Un cierre metálico nos despertó de nuestra locura.

Mire a mi alrededor y no estabas, en mi mesa sólo un café y mi libreta.
Una voz a mi espalda, apremiante, retumbó: Señora, lo siento debe marchar, es hora de cerrar.

Marijose.

Soy escritora, cada dia aprendiendo como en el diario caminar. Mi pasión las letras “siente la música de la vida, aún en el desierto,cuando el viento te envuelve, suave, cálidamente”
Marijose, ¿Cuantos años escribiendo? No lo se, siempre.
Antologías muchas, a duo varios, 15 libros y uno solidario.
En la web Internacional de escritores independientes del Poder de las letras y ocasionalmente en Prensaldia digital, Malagaldia digital y Globatium hispanolatino.

Y  recuerda en ti esta todo lo que necesitas. amor, es el reflejo de la luz que habita en tu anterior.

Escribir es vivir la vida en el sentido más amplio de la palabra, esa pasión con la que se deleita el cuerpo, el ser y la mente.

Ese espíritu que busca cada mañana ser un poco mejor. Un escalón subir con el amplio saber del anterior logrado. Ser en su más amplia interpretación en el que el tener poco o nada tiene que ver.

Hacer algo por el simple hecho de que te apetece y te hace sentir bien.

Sed de calma y quietud, de sosiego a la vez que la vida es plena.
La vida es armonía y cadencia, es sonido y amor.

Pasiones, la vida esta llena de cosas y personas maravillosas que embellecen y dan luz a tu ser a tu cotidiano vivir.

Escribir, desnudar tu ser, tu alma, tu deseo, tus anhelos, tus miedos. Sentir. Transmitir es la palabra que mejor encaja con la palabra escritor.

Ganas todas. Fortaleza y decisión, amor.

Las letras son pasión, son medicina, son amor, son amistad, son todo un compendio de significados aun sin crear.

Yo soy como soy. Marijose sin más. Una mujer sencilla que da sin pedir nada a cambio. rebelde con las injusticias, curiosa más aun con el saber y no más. Luz que desea a todos a los que en su camino encuentra y si ayudar puede, lo hará, no lo dudes.

Marijose, esa soy yo.

6 comentarios en “Aquel café”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: