Una flor descapullada en silencio

llora rocío su lagrimal,

la oscuridad crece alrededor de su nada.

El odio brama sangre,

administra locura,

cree que no entendemos,

compone su siniestro plan.

La broza colma la percepción.

Su argucia, regodea sumisión

y la humana torpeza tropieza

dos veces en el mismo escalón.

Es de certeza una opinión

insufrible en mi visión

el cómo y el porqué esta situación.

San Juan lo escribió

y sus siete trompetas tocó.

Gustavo García Pradillo