Ángel García Bernal y “Tiempo de café”

 

Algunas veces se nos llena la boca de decir “soy escritor” he conocido a muchos…Quizás no sea un paso obligado, pero el culmen que hace de esa frase algo respetado por todos es, o a mi entender así parece, el simple hecho de convertir tus letras en un libro.

Por eso hay un aire de admiración para aquellos amigos que lo consiguen, es el caso que hoy me ocupa. Como sabéis no soy muy dada a la reseña literaria, pero hoy es un momento de enorme alegría y quiero compartirlo con vosotros.

Cuando un amigo al que además admiras desde largo, publica su primer poemario, con toda la valentía que supone la autoedición, hay que quitarse el sombrero y echar el resto para ponerlo en conocimiento de aquellos a quienes nos gusta leer.

Como amiga, lectora, escritorcilla aficionada sin afán de publicar, y admiradora de Ángel desde hace mucho tiempo, os recomiendo este poemario encarecidamente si queréis disfrutar del verso. De nuevo los extremeños se ponen a conquistar, la poesía ésta vez, una vez más, sin matanzas de por medio, no es un mundo nuevo ni viejo, es la palabra hecha verso.

Aquí os dejo la entrevista a Ángel García Bernal poeta y extremeño. Amigo, es tu “Tiempo de café” hoy ya nuestro.

 Quien es Ángel García Bernal?

Según Hacienda, la Biblioteca Nacional y C.E.D.R.O. soy escritor con un solo poemario, Tiempo de café”, publicado el nueve de Marzo de 2017. Según mi gente, simplemente soy padre, el vecino del cuarto, monitor de gimnasio, un enreda de letras ante una taza de café y fotógrafo amateur a ratos, entrenador de voleibol y viajero de autocaravana… Según yo, simplemente alguien que escribe en redes y ahora en papel bonito.

Desde cuándo escribes?

Como todo el que emborrona… desde chico, con la excusa de hacerlo hacia dentro por miedo a expresar y a que no te entiendan. Los primeros pinitos en historias inventadas e impregnadas de todo lo que leía y luego, cada vez más intimista, los primeros versos adolescentes, llenos de vida pero malos de solemnidad acabando donde deben ir estas cosas…, a la papelera de al lado. Pero siempre sentir y expresar, por encima casi del poema.

Qué va a encontrar el lector en, su primer poemario que sale ahora a la luz?

Un maravilloso aroma a café, un verso sencillo, fácil de entender y leer al alcance de cualquier tipo de lector. Naturaleza, vida diaria, algunos poemas íntimos… No soy un poeta complicado de asimilar – o eso creo yo – y estoy alejado del lenguaje retórico.  Siempre me gustó llamarlo narraciones en verso y la mujer, como trasfondo, a lo largo de todo el poemario.

Cómo ha sido el proceso de creación de este libro, y por qué entregarlo a los lectores en este momento y no en cualquier otro de tu vida?

Nunca es el momento ideal para entregarlo. Un poquito de presión de amigos, lectores y familia. Puede decirse que casi todos querían que publicase menos yo. Y al final, sucesos familiares y laborales me impelieron a sacarlo a la luz.

La selección simplemente respondió a poder concentrar esos poemas que estaban escritos bajo el hilo conductor del café, a esa hora temprana donde hay menos ruido que en la noche y me permitía reescribir todo lo que se atoraba en la rutina y las redes y la editorial madrileña RingoRango me ofreció un soporte ideal para reproducirlo como yo quería, de una manera humana y eso no es fácil encontrarlo.

La autoedición es un hecho real y para los que empezamos es perfecto.

Es tu poesía es una huída de la realidad?

Para nada. La realidad es tan parte de mis sueños como los vuelos surrealistas a ojos cerrados.

Si pudieses cambiar en este mundo algo a través de su poesía, ¿qué sería?

Sin duda la mala baba de la gente, la solidaridad con el vecino, ya inexistente, y el apreciar la belleza de los detalles, lo que yo llamo mis uni-versos. Pasamos por encima de lo efímero si reparar en ello, como si fuera desechable. De todas formas, intento cambiarme a mí mismo que ya es bastante…

Es la poesía un acto de belleza encuadrado dentro de la estética o se puede escribir poesía sobre hechos desagradables?

Ambas partes son equidistantes. Lo trágico, las catástrofes, el dolor, la malicia y lo prohibido tiene su parte de belleza. Lo estético es inevitable pero, para mi debe ser filtrado por lo real y tangible, por la vida.

Soy de los que tienden a buscar la belleza en lo ínfimo y en el Universo pero no a sacrificarlo por un buen verso. Esa sería una pregunta para Bukowski y sus correligionarios.

Hay que sentir la poesía

Si un verso no te rompe o impacta, si un beso no te calla, o un color no le chilla a la vida,  la escala de grises no forma un sueño, las sombras en un contraluz o la luna entre las nubes no resalta…, ¿Qué necesidad tendríamos de poesía? Hay poesía gracias a que hay gente hambrienta de ella y otros deseando desleírse y dejar su lastre particular. El verso cuando sale del escrito es del aire, del que se lo queda y lo hace suyo.

Crees que a medida que cumplimos años perdemos sueños

Creo que no. Simplemente almacenamos realidades y cambiamos objetivos y sueños. Hay muchos bolsillos en un morral para llenarlos de vivencias y deseos. Siempre abierta.

Cómo es eso de encontrar la erótica de un paisaje o de unos adoquines de piedra, porqué tu poesía resulta tan carnal

Buena pregunta. La carnalidad siempre está censurada por el que escribe y no por el lector. Nada más sensual que un amanecer dibujando la piel de la tierra, las líneas sinuosas de ábside o una superposición de mar y orilla. La lascivia se siente no se expresa y a cada uno sugiere algo distinto. Sin embargo, un cuerpo femenino es rápidamente interpretado en clava sexual o carnal, cuando infinidad de veces, es un sarpullido lo que se detecta, los poros abriéndose al contacto de la estática… Hay autores clásicos que no necesitan poner el sexo sobre la mesa para encender el aire que nos circunda y otros más actuales que utilizan el lenguaje como fin y no pasaporte imaginativo. Para gustos los lectores. Yo voto más por la sensualidad que por lo erótico-festivo y la naturaleza, la luz y las sombras…, hasta las piedras son un buen desnudo, sin obviar la piel por supuesto.

Por qué prefieres la poesía a la narrativa

No es preferencia, es comodidad. Me siento más seguro de expresar en un detalle que en un folio. No me suelo hacer esa pregunta, tan sólo “escribo como verso”.

Sigue siendo la poesía un arma cargada?

Cuando mueran los cantautores y  raperos te lo cuento.

A quien van dirigidos tus versos

Esa es buena. A quien los lee, sin ninguna duda. Si es cierto que alguna vez tienen traductor de mi lengua, pero son diáfanos. No toda mi temática es amorosa pero si la mujer es fino hilo conductor. Mira la portada del libro y la interpretación es perfecta.

También aparece mi hijo, mi pareja, el arte, lo que me roza y los viajes. No siempre están presentes pero si entreverados en la sustancia.

Entre tus poemas más bellos se encuentra esa elegía constante a la muerte de tu madre, fuente de inspiración y recuerdo que pervive a través de tus letras

Soy el quinto de una familia de seis y el último de polluelo de sus alas. Murió un octubre anunciado con el libro perfilado y me negué a sacarlo hasta que mi hijo se plantó en jarras y me lo pidió y… ¿quién le niega a un hijo algo así? Pasamos mucho tiempo junto a ella en su enfermedad intentando devolverle lo limpiado, lo vivido y vívido de sus manos y yo no soy capaz de llorarla de otra manera. Seguirá siendo poema, como sabes, es mi Luz, mi canela y epílogo en esta cadena.

Cuándo decidiste que eras poeta?

Nunca. Lo decidieron por mí. Yo tan solo soy “escribidor” de versos. Traduzco lo que veo en formato denso y breve. Mi hijo me lo dice por las mañanas cuando lo levanto y sigo prefiriendo papá a poeta. El tiempo lo dirá, no yo.

Porqué publicar un libro más de poesía que se almacena en los estantes, para dormir de ser leído?

Por él. Ahora tiene su hueco de estantería lleno y por la gente que me lo pidió. Mi necesidad era y es escribir expresar y solo el lector evita que se duerma ahí. Yo sigo teniendo algún libro de esos a los que acudo de cuando en vez. Escribo emociones espero que no un mausoleo.

Cómo ves el panorama literario en España en estos momentos

La poesía tiene una explosión increíble en las redes y así lo han visto las editoriales. Gente joven que parece haber vivido mil vidas hace vibrar instagram o los bares en sus recitales. Evidentemente, somos producto de este momento, hasta que se muera el filón por agotamiento. Se escribirá poesía mientras haya gente que tenga hambre de ella y las redes, para bien o para mal, es un buen soporte.

 

Entrevista by @carlaestasola

y con música…

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: