POESÍA

Amantes

Algunas veces, algunos amantes nos invaden con su presencia, incluso en los momentos en que se encuentras apartados en tiempo y espacio; ellos son los que duran para siempre. Los que recordamos al andar, al transitar por las calles, al dormir sueños profundos.

 

Apenas puedo recordar

viene a mi mente todo de manera nebulosa

sin claridad, apenas asomándose entre la cortina del deseo

de ese deseo entibiado por lunas enteras

 

Casi sin darme cuenta,

me encuentro apretando mis labios,

como si lo hiciera teniendo tu piel entre ellos

como si tu pecho estuviera frente a mí

 

Entonces. . .

me descubro pensando cada segundo en ti

en ese momento en que tus sensuales dedos

rozan mi espalda, invadiendo espacios antes prohibidos

lugares del deseo en que antes nadie navegó

 

Retengo un suspiro, seguido de un ahogado grito

al sentir tu pecado entrar más allá de los límites

penetrar en aquel rincón en donde, tal vez, no está permitido

invadir desde ahí hasta el último de mis sentidos

 

No te detengas, no abandones esta locura

sigue el vaivén de tus caderas sin parar un solo instante

posa tus besos sobre mis espaldas

llévame hasta las estrellas con el ritmo de tus ganas

 

Y no

No te preocupes por mirar mis ojos

que de sobra sabes lo que mi mirada habla,

concentra tu fuego sobre mi cuello

permanece sellando en tu recuerdo la silueta de mi espalda

 

No te detengas

 

Entra hasta las entrañas

de mi cuerpo, de mis besos, de mis ansias

Llévame hasta el mismo cielo

tomando mi nuca, mi espalda

Y no.

No es necesario

cruzar las miradas, mirarnos de frente, ni decir palabras

no es necesario besarte en la boca

si tengo tu fuego recorriendo entero

mi cuerpo en silencio ante tu deseo

 

No te detengas

Ni hoy, ni mañana

ni en tu intento eterno de poseer mi cuerpo

 

 

 

 

 

 

4 Comentarios

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: