Ámame antes de que anochezca

  Brillo deslucido que se oculta tras el amargo reflejo que

enturbia la nostálgica y melancólica mirada,

 queriendo apagar el fuego del infierno que consume la vida y

devora por dentro.

 Hoguera silenciosa como purga  y castigo, pira en la que dejar arder

todo el desconsuelo reprimido.

Dolor de internas cicatrices ciegas, dolor que a medida que se calla en

el alma se clava y permanece.

Rictus desesperado de añoranza loca por no alcanzar la calma de la

cálida arena de tu costa.

Mudez de unos labios que marchitó el tiempo con su contenido

aliento.

Dejó de brillar el mundo en el peor momento, se adelantó con prisa la

noche y surgieron del infierno todos los inviernos.

¡Qué oscura pesadilla la que a su alma envuelve! Solo pidió un deseo.

Quiso amar y ser amada y a la luna le confió su anhelo.

Se negó el amor a hacer acto de presencia, huye despavorida tras los

cristales rotos en los que contempló su herida.

¡Ámame, le imploró al silencio! ¡Ámame y hazme tuya!

¡Deja que me embriague en tu néctar, deja que saboree la gloria y el

hechizo de tu magia!

 No me dejes en otras mil noches solitarias sin el dorado influjo de tu

brillo.

Devuelve a mi mirada la calidez que reflejó en otro tiempo, ámame

por este tiempo, un instante, un momento.

Abrázame y mece mi alma en un dulce canto de amor y esperanza,

antes de que el día caiga, antes de que anochezca,

antes de que el frío congele mi alma, antes de que el fuego se apague,

antes de que se agote el tiempo.

Imagen de la red

About Marina Collado

Me gusta todo lo relacionado con el arte, la cultura, literatura sin ser experta . Me encanta leer y escribir y estoy en este mundo de las letras de forma accidental.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: