Alma

En sus besos se pierden
Los ojos
Que detestan mirar
Con hambre insatisfecha.


Un asedio de sueños inmundos
Te acosan,
Fundiéndote en sus noches oscuras,
Gélidas, infames.
Siempre a la espera
De sumirte en su infinito errante.

El Beso de la Muerte

Gustavo García Pradillo

 

 

 

Desnudo mi alma al escanciar el tintero,
Sobre unos versos empañados carmesí.
Alma que brota desde dentro,
Alma angustiada,
Eternamente sola.

Alma que pierde su luz
Al caer el otoño,
Alma que pudiera ser una margarita,
Un lirio, una rosa,
Una linda mariposa.

Alma que vuela al viento
Alma inquieta,
Alma voraz
Que ruge poderosa
Cuando surca la faz
De este mundo inverso.

Alma que adora la sangre
Caliente del corazón que late abrazado

Sobre otro corazón.

Alma que se ilumina incandescente
Cuando desde otro rincón,
Emocionada con la copa de licor,
Espera llegar al brindis por un amigo perdido.

Veintiún gramos que suspiran
Y regalan quietud,
Que susurran algarabía.
Relegando a la tristeza,
Su parca y su ataúd.

Alma que a ratos dispara
Corazones enrabietados,
Flechas rotas de impaciencia,
Venenos envenenados.

Alma que ha de morir
De muerte súbita, sin duda.
Sin noticias de lo absurdo
Que en la humanidad se deja.

Alma que destila paciencia,
Que encarece versos
En sentimientos y falta de carencia.
Si no fuera para suspirar un par de besos.

 

2 comentarios en “Alma

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: