Alma inquieta revoloteando
cual abeja lujuria entre rosas
entre todas tú la más hermosa
mi pensamiento digo susurrando.

A tu lado yo sigo soñando
por encima de todas las cosas
mi inspiración, mi musa, mi diosa
mis sentimientos están gozando.

Tanta era mi zozobra por amarte
que olvidé la verdad amor mío
vagaba, en penumbra por el suelo.

Quemado por tu luz, solo con mirarte
te soñé, hermosa y mi albedrío
gracias de nuevo por tocar el cielo.

 

Soneto Tempestad y calma  
Otra entrada de nuestro autor.