AHORA HABLA TU CUERPO

Deseo encontrarte entre las sábanas revueltas de nuestra cama, mientras escondes tu amor por mí. Guardando entre tus manos la incontrolable pasión que me profesas, entonces, te sonrojas abocado a la vergüenza.
Tú, guerrero incansable, gladiador de mi cuerpo, fatigado por el querer me acaricias, excitando una vez más mi enmudecida dermis.
Y yo a él, a su cuerpo, le pregunto, le saco la verdad de lo que siente, interrogando con sensualidad su abdominal vientre.
Ahora tus trémulas carnes vuelven a despertar, azotando de amor las mías. Creé un sutil sortilegio, un nuevo capítulo de desenfreno, escribí sobre nuestro lecho.
Pero es que desesperada me encuentro, nada más tengo una palabra…
Pero, ahora, ahora… Espero que hable tu cuerpo…

Adelina GN