Agua de lluvia

 

 

 

 

Agua de lluvia que impregnas el alma de dulce silencio, intensa y apacible, purificas la mente de ingratos pensamientos.

Agua de lluvia, caricias envolventes con las que las horas meces, en las que el cuerpo se relaja con la escucha atenta del  susurro de tu sinfonía constante.

Sonido melodioso, acompasando recuerdos, liberando llantos. Agua de lluvia que devuelves vida a los sentidos, armónicos acordes del golpear estremecido que tu goterío vierte sobre los cristales. Cortinas que velan las tardes de música suave, románticas notas, destellos de melancolía.

Agua de lluvia, grandes caudales desencadenas, ríos y pantanos alborotas engendrando vida con tu amable canto. Lluvia gratificante de la que se nutren los seres vivos que el planeta habitan.

Agua de lluvia, en penumbra dejas los días con tu paso, deslucen los cielos como aviso de tu llegada, llanto bendito que del firmamento se desliza, y aunque el paisaje ensombreces en los precisos momentos en que te abres paso, reverdecen con más fuerza los frutos de la tierra que de ti se nutren y se alimentan.

Resucitan esperanzas cuando impetuosa te presentas besando y abrazándote con amor a la tierra, hundiendo tu humedad en sus raíces, fundiéndote en su vientre para siembra y cosecha.

  Trasnochas y te presentas muchas veces de improviso de madrugada mostrando la estela de tu perfume en la mañana, mezclando tu olor con el rocío fresco que brota en jardines y praderas irradiando de calidez cromática el nuevo día al abrir las puertas y ventanas por las que se filtra tu fragancia.

 

Imagen de la red

Me gusta todo lo relacionado con el arte, la cultura, literatura sin ser experta . Me encanta leer y escribir y estoy en este mundo de las letras de forma accidental.

15 comentarios en “Agua de lluvia”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: