Acero y plomo

 

 

 

 

 

 Se fue despojando lentamente de las vestiduras que la cubrían, le dio la sensación que de una cebolla se trataba, no se había percatado en ningún momento de la multitud de capas que su cuerpo envolvía ¿eran su protección o eran su mortaja?

Le sobraban todas, ya no podía soportar tanto peso encima y decidió arrancarse la piel a dentelladas. Sorprendida y asombrada, ante el espejo contemplaba la deformidad que éste le mostraba. No era una cebolla, no, ni era nada humano lo que el espejo devolvía, la imagen que se reflejaba en el cristal era la imagen de la cobardía.

Cubierta quedó con acero y plomo y ni siquiera la piel ahora arrancarse podía, estamparse contra la pared fue su segundo pensamiento, más la coraza no se deshizo y atravesó la mole el duro cemento.

Pobre corazón aprisionado entre tanta cobertura, emparedado en su prisión y su locura, vivió aferrado a la idea de escapar del dolor que produce el desamor y huir del alcance de las erradas flechas que lanzarle pudiera la torpeza de  Cupido.

Deshacer el error cometido no lo conseguirá en esta vida, necesitará morir y renacer tantas veces como capas recubren su cuerpo. Fundir el plomo y el acero hazaña de Titanes resulta.

En la esperanza y el consuelo pone  el acento, en que pronto un espacio en su pecho quede abierto y de un disparo certero en el centro, de su cárcel Cupido la libere permitiendo que en su corazón, ya sin espinas que le duelan,  el amor vuelva a ser de nuevo su dueño.

 

Imagen de la red

Me gusta todo lo relacionado con el arte, la cultura, literatura sin ser experta . Me encanta leer y escribir y estoy en este mundo de las letras de forma accidental.

7 comentarios en “Acero y plomo”

  1. Amiga querida, profundo dolor guarda un corazón que se esconde y proteje así, lo bueno es darse cuenta que siempre hay esperanzas para volver amar. Las experiencias, buenas o malas deben fortalecer. Sin duda en cualquier momento ese corazón derretirá ese acero y el plomo con el certero flechazo del amor.
    Hermoso texto, Marina.
    Besitos y un fuerte abrazo

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: