Abrí los ojos

 

 

 

 

 

 

 

Abrí los ojos y miles de destellos inundaron mi ser, abrí mis ojos y contemple como si fuera por primera vez el milagro de vida que me rodea. No sé por cuánto tiempo me mantuve en otra dimensión, no tengo noción del tiempo transcurrido ni soy consciente del espacio en el que habito. No reconozco la voz de la razón que me grita y se agita y me impone obligaciones que a cumplir me niego.

Contradictorias formas se hacen visibles a través del cristalino de estos ojos que miran como si no fueran los míos. Me complace extasiarme de vida, de olores y fragancias que no recuerdan mis sentidos haber percibido en el otro lado de la orilla, en zona desconocida, en la cual quién sabe si me perdí o voluntariamente llegué para reencontrar-me en mí.

Abrí los ojos y lagrimas rodaron de satisfacción. Con alas de fuego ascendí desde los infiernos directa a mí, directa a la vida. Volé dibujando parábolas en el viento anunciando al mundo mi regreso. Volví a rescatar los pedazos de corazón que en las cenizas aún no habían sido calcinados, alimenté sus brasas y ardieron sorprendidas de permanecer intactas.

Abrí los ojos a la vida y me reinventé, conseguí crear un nuevo papel con distinto argumento y renovado reparto. Seguiré abriendo canales en el camino por los que circular sin obstruir los conductos de salida, liberando emociones, asida fuertemente a la vida.

 

Imagen de la red

Me gusta todo lo relacionado con el arte, la cultura, literatura sin ser experta . Me encanta leer y escribir y estoy en este mundo de las letras de forma accidental.

2 comentarios en “Abrí los ojos”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: