MICRORRELATOS,  POEMAS,  POESÍA,  PROSA COTIDIANA,  PROSA POÉTICA,  REFLEXIONES

ABRAZADOS

Abrazados en la brisa tenue 
de comienzo del otoño.

Las tardes nos albergan 
en su morada 
frente al agua apacible.

El sol pica aún 
en las mejillas 
y en el pelo.

Las hojas no terminan de caer 
de los árboles y 
las hay aún 
del color vegetal.

Las noches nos llaman 
al descanso abrigado 
y en las mañanas 
se anhela continuar el ritual.

Las almas caminan 
a la par sobre el pasto 
besado por el rocío.

El amor amparado 
en la aldea soñada, 
baila al son de la melodía 
que viste de sueños 
la piel y el alma. 

Un Comentario

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: