A la deriva - Página de escritores

A la deriva

 

Buscando apoyo en el propio valor,

 

aferrada a la fuerza que nace del alma,

aferrada a la vida que la mantiene alerta.

Desterrando combates que libera desde su infierno.

Día a día un nuevo reto para vencer los miedos que atenazan su vida,

debilitando el cuerpo que en el envite se agota y pierde fuerzas.

Alma errante en incesante búsqueda.

¿Dónde queda un oasis para ella en el que poder saciar la sed de calma?

Un remanso de paz al que la inviten sus aguas,

Donde el firmamento se ilumine de verde esperanza.

Donde no se ponga el sol y la luna no se oculte.

Donde la soledad no pese ni se escriba con silencios.

Donde el cuerpo del guerrero repose sin miedo al nuevo día.

Anclada sin amarres en el puerto,

la furia del océano lleva a la deriva el viejo barco.

Mas no pierde su rumbo ni su norte por fuerte que el viento golpee,

la firmeza de su mástil no decae con la tormenta ni se viene abajo,

en pie sigue majestuoso soportando el peso de la inclemencia.

Su fuerte espíritu lo sostiene contra todo pronóstico.

A pesar del fuerte viento y la agitada marea

su férrea voluntad la mantiene a flote.

Va tapando las grietas impidiendo filtraciones

que lleven al naufragio a su velero.

Pequeña embarcación,

diminuta envergadura…fuerte construcción.

Vientos desprovistos de furia se adivinan en el firmamento,

nuevos aires de suave brisa se abren paso,

aires portadores de amor, silbido y eco de esperanza.

 

 

@Marina Collado

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.