A LA CARTA

746b909212cb9420445eb05103f81659
Tenemos la costumbre de idealizar todo, incluso algo que es un simple paso más, en el que se pasa de estar vivos a la no existencia.  Lo hemos redecorado con tanto aderezo que comienza a parecer más un árbol de navidad que lo que realmente es.
Independientemente de todo lo que podamos añadir de bonito a este hecho, lo cierto es que es el final de la vida. Puede que para los que crean haya algo más. Para mi es el fin, y nada más habrá después de la muerte.
Ni pasillos de luz, ni recuerdos en tropel, ni habrá nadie esperándonos. No habrá ni  cielo ni infierno, ni vamos a encontrarnos con nuestros seres queridos que se fueron antes. Ni seremos pájaros ni árboles en sucesivas vidas. Ni habrá resurrección.
Imaginad por un momento que todas esas parafernalias que nos han contado durante siglos no son más que mentiras.  Todas las excusas que nos hemos puesto para justificar comportamientos poco acertado,s no nos servirán tampoco para alcanzar indulgencias plenarias.
¿Por qué no empezamos a comportarnos mejor en esta vida, con los que nos rodean y con nosotros mismos?, porque ya ni siquiera importa si tengo razón o no, lo que si importará es aprovechar el tiempo, aprender para ser mejores cada día. Seres humanos empáticos y convencidos de que lo que así no hagamos, no se hará por arte de magia. Nadie nos perdonará los pecados, así es que mejor no cometerlos.
No habrá más oportunidades para ser una persona humilde y generosa, no esperes más, trata de hacerlo desde hoy mismo. Porque mañana puede que no estés aquí para intentarlo. Esos veintiún gramos es el peso de el último aliento que tomarás, no hay más compañero. Lo siento por tus sueños, o por tu religión, que no es más que un bestseller más, una historia leída o no escrita por seres humanos iguales a nosotros contando lo único que nunca existió… Mujeres y hombres, como tu y como yo.
No hay más, y nada menos que una vida tienes para mejorar, aprovecha el tiempo, que vuela.
Aunque también entiendo que estés en desacuerdo y entonces, ya sabes, no hace falta que sigas esforzándote, no tienes más que hacer las cosas mal, porque te serán perdonadas y además disfrutarás de un cielo con quinientas vírgenes esperándote con ojos enamorados, sólo si eres musulmán.
¿Será por inventar compañero? Toda una competición para conseguir quien les compre los libros, o la propia historia.

@carlaestasola

Ella
Carla Duque es el pseudónimo de una mujer que no creía en sí misma. Aprendió a integrar en su vida cotidiana todos los grandes adelantos de la tecnología desde hace tanto que no alcanza a recordar, lidiando con todo tipo de engendros con teclados. Sobrevivió al cambio de siglo adaptándose a su entorno, no sin esfuerzo. Fue acusada en juicio sumarísimo de huir de la realidad con este personaje, no sabían sus jueces que nada había más lejos de su realidad que la vida real.

Yo
Soy en la medida en que me dejo llevar por las teclas, procuro con toda la torpeza comprensible en una advenediza, enlazar sílabas, componer palabras que se asocien entre sí expresando todo aquello que mí día a día no me permite expresar.

Desde niña me desahogué ante un folio y traté de asesinar mis recuerdos, más todo acababa siempre en una papelera, una hoguera, o en un cubo de basura, siempre hecho añicos.

Llego al mundo bloguero y monto mi primer blog en el año 2008. Luego, mi inconstancia me llevó al olvido. Volvía en el 2011 con otro, y otro blog… Pero no fue hasta el 2013 cuando surgió “La Mala Rosa”, le siguió “Subversión Labial”. No fue hasta mi colaboración para “El Poder de las Letras” desde hace dos años al que debo mi recién estrenado metodismo. He conseguido a regañadientes sentarme con periodicidad a escribir para mi cita de los viernes con los lectores.

Y hasta aquí puedo escribir, el futuro es incierto, sigo sin creer en mí misma, pero no cejo en el empeño de conseguirlo algún día.

3 comentarios en “A LA CARTA

  1. No necesito otro comentario, que siento ese estado , como mío propio y yo no habría sabido expresarlo mejor…La noche es demasiado larga y el tiempo breve, sabemos que esta vida es todo lo que tenenos y no sé de nadie que haya vuelto…Pero mi querida Carla todavía la mayor de las esperanzas: la de quienes ya no esperan nada…

  2. Comparto muchas de las cosas que dices Carla. Creo que hay que vivir mientras estamos aquí y a vivir no me refiero al acto de respirar, sino al acto de disfrutar cada instante de lo bueno que se nos presenta. Si hay algo más después de la muerte es algo que no sabemos, pero sí creo que en la muerte física no acaba la esencia. Somos energía… Una muy buena exposición amiga. Besos!!!

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: