Que la fuerza humana que vive dentro de mi cuerpo femenino

me lleve a iluminar el Universo entero.

Que mi paso por este mundo deje un legado imborrable

y sea recordada, al final de mis días como un ser

que contribuyó a la impresión

de la huella del amor infinito y pleno de otros seres.

Que mi vida sirva a los demás para recorrer en paz su sendero.

Nora Arrieta