Un poema

Me dijiste alguna vez
Escribeme un poema de amor
De esos que tienes guardaos
Tan dentro
Que si salen se desparraman.

Y lo hice tan agarrao,
Con la bravura
Del que nace encabronao,
Me arremangué la comisura
De mi pecho,
De los labios y estrujé
El corazón.

Pa sacarle to el jugo.
Ten, te dije,
Lee hasta jartarte.
Mi desgana no decrece
Del muérdago de tu boca.

Como siempre el fin acaba
Llenando barreños de lágrimas,
Me dice que no la quiero
Creyendo que no la querría.
Y yo no dejé de repetirla
Hasta la última gota
Bombeada por mi pecho:
Niña, eso que lees, es:
Tu vida y la mía.

Para “el poder de las letras” desde dentro.

Bueno familia qué decir:

Que vengo de curarme las heridas con un poco de fantasía, de visitar a duendes, brujas, elfos y gigantes. Me cuentan las brujas al calor de las hogueras que aún no me llega la hora, que me quedan folios por llenar de tinta roja, por aquí y por allá. Por donde la suerte nos lleve. La buena suerte de tener siempre a mi lado a tanta buena gente. A todos vosotros ahí. Pa´ que no me pierda.

Besos y hasta el año que viene.

Gustavo.

Si escribo es para apartar de mi la tristeza, La amarga conciencia.Dejo atrás con letras .El olvido de la memoria.En estos poemas cuadriculados.Que no entienden de métrica.Mis silencios engañan a los sentimientos.Quebradizos, adoptados.Y escribo y no hablo Y lloro tinteros Resultado de imagen de tinta y plumaLágrimas de tinta.Resbalando por la pluma.Hacia donde reside el poema. Desde donde nace el poema.

8 comentarios en “Un poema”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: