Perlas con espuma engarzada

Perlas con espuma engarzada

 

 

Como si la espuma fuesen perlas

engarzándolas entre las uñas de sus pies.

Las piedras húmedas reflejaban un sol de justicia

pero su reina le había pedido

que se acercara a su playa,

esa que tanto añoraba.

Y él,  galante,

desabrochó su chaqueta,

sentóse en el muro de piedra,

dónde despojándose de zapatos y calcetines,

arremangó las perneras

de sus pantalones hasta las rodillas.

Como un colegial, caminó

ante los estupefactos ojos de turistas

y paisanos

llegando a la orilla,

móvil en mano, cual lanza

a lo Alonso Quijano.

Y ahí quedó la foto para

la posteridad,

eternamente suyo.

sonrisa para siempre

mía…

Ternura entre las piedras

risas y espuma de mar

olas que acarician

y después

se van.

 

@carlaestasola

En un lugar de Alicante de cuyo nombre me acordaré siempre, hace cuatro años.

Ella
Carla Duque es el pseudónimo de una mujer que no creía en sí misma. Aprendió a integrar en su vida cotidiana todos los grandes adelantos de la tecnología desde hace tanto que no alcanza a recordar, lidiando con todo tipo de engendros con teclados. Sobrevivió al cambio de siglo adaptándose a su entorno, no sin esfuerzo. Fue acusada en juicio sumarísimo de huir de la realidad con este personaje, no sabían sus jueces que nada había más lejos de su realidad que la vida real.

Yo
Soy en la medida en que me dejo llevar por las teclas, procuro con toda la torpeza comprensible en una advenediza, enlazar sílabas, componer palabras que se asocien entre sí expresando todo aquello que mí día a día no me permite expresar.

Desde niña me desahogué ante un folio y traté de asesinar mis recuerdos, más todo acababa siempre en una papelera, una hoguera, o en un cubo de basura, siempre hecho añicos.

Llego al mundo bloguero y monto mi primer blog en el año 2008. Luego, mi inconstancia me llevó al olvido. Volvía en el 2011 con otro, y otro blog… Pero no fue hasta el 2013 cuando surgió “La Mala Rosa”, le siguió “Subversión Labial”. No fue hasta mi colaboración para “El Poder de las Letras” desde hace dos años al que debo mi recién estrenado metodismo. He conseguido a regañadientes sentarme con periodicidad a escribir para mi cita de los viernes con los lectores.

Y hasta aquí puedo escribir, el futuro es incierto, sigo sin creer en mí misma, pero no cejo en el empeño de conseguirlo algún día.

7 comentarios en “Perlas con espuma engarzada

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: