Otras inundan lugares en los que los daños producidos son tan enormes que cuesta mucho tiempo a sus habitantes recuperar lo perdido.

Todo fluye, todo calma, todo es vida y muerte meciéndose cada día a nuestra vera.

Somos nosotros, quien decidimos si continuamos luchando, rehabilitando lo perdido, a veces imposible dado el estado en que queda tras tan duro golpe; o nos dejamos llevar hacia ese final en que el agua se estanca y la muerte es su orden natural, al quedar sin oxigeno, sin…

Sólo queda ser consciente de que levantarse y continuar debemos, pues la vida nos regala el momento en que el corazón late y nuestros ojos miran aunque sea catastrófico lo que vemos.

El hombre, ser humano es capaz de crear y destruir en un instante lo más hermoso y lo más horrendo que podamos visualizar en nuestra mente, que podamos incluso vivir-lo.

Ese libre albedrío concedido para tomar decisiones sean para bien o para mal, intentando no hacer daño a aquellos que nos rodean, que conviven con nosotros.

Intentar que la empatía. la solidaridad, la humanidad, la convivencia sean las mejores características que definen al ser humano siempre.

El ser humano es un ser vivo capaz de sentir la vida en toda la extensión de su palabra y por ello tiene casi la obligación de hacerlo y de ayudar a aquellos que no pueden, no importan los motivos.

Navegamos y nos acunamos en cada uno de los días que caminamos y en nuestro corazón queda todo aquello hermoso vivido y sentido que es transitorio, aunque no lo queramos, aunque no lo sintamos así, aunque nos duela.

Quizás, si pensamos que es un sueño, lo viviremos en su inmensa plenitud más de una vez y lo sentiremos, como aquello que fue, en un momento de nuestra vida, algo real, que marchó, como la vida, fluyendo dentro de los cauces permitidos, sin quedar anclados en el pasado.

Sin perderlo en el presente, aun sin saber si la otra parte lo sintió, lo vivió como tu.  Así son los sueños, nosotros podemos hacer que la otra parte nos corresponda, nos sienta igual. Sólo es un hermoso sueño, que mientras sepamos que no es la realidad que vivimos cada día, no nos hará daño ¿Verdad? No, no es correcto. Es un sueño en el que queremos quedar anclados, viviendo-lo continuamente como un bucle. No nos deja avanzar y ¡Sí! nos hace daño. Los sueños son hermosos pero no pueden ser permanentes.

¡Por qué? Por que alguien lo dijo una vez aunque también un escritor dijo que “la vida un sueño es”, pero me temo que eran conceptos muy distintos a los que se referían.

¿Sabes por que? Por qué al despertar sonríes, aunque sientas la mejilla húmeda y despliegues las alas, volando cada mañana un poco más lejos, un poco más bajo, sintiendo la brisa del agua del mar en tu rostro, despertando tus sentidos, siendo vida de nuevo a pesar de los pesares.

La vida es muy hermosa y siempre durante el transcurrir de ese rio, debemos ir “mirando” con cuidado, “sintiendo” plenamente, “acariciando” sutilmente, “escuchando” todo lo que es un regalo que nos concede ¿Quién? Tu mismo, tal vez, ese ser superior, esos universos con los que cohabitamos o en Dios, los creyentes. (Con todos mis respetos).

!Vivamos! Aunque a veces parezca que fenecemos, que no pertenecemos a este universo, o …

Y sin duda, lo cierto es que “Hoy no somos como eramos ayer” “La vida es el único sueño que no podemos permitirnos no vivir” “la vida sin ilusión, alegría y pasión, no es vida, estamos muertos, viviendo”

Hay momentos en que nos cuesta averiguar si estamos vivos,

A veces no tenemos claro quienes ni como somos, Qué deseamos hacer, como queremos vivir.

Otras nos sentimos tan fuera de todo lo que nos rodea que no nos atrevemos a volar y ser nosotros mismos, ¿Nos dolerá otra vez?

NO LO SABREMOS SI NO LO INTENTAMOS, NO PODEMOS DEJAR NUESTROS SUEÑOS ANCLADOS, NI IR RASGÁNDOLOS A CADA MOMENTO.

Lo que si es cierto que nunca se olvida, es AMAR, es imposible. Siempre marcha con nosotros aunque recorramos caminando una cantidad exorbitante de kilómetros, atravesando océanos, hundiéndonos en las dunas del desierto, escalando las más altas cimas y pasando las peores penurias que puedas imaginarte.

Cuando se AMA jamas se olvida, pero no es escusa para no seguir viviendo.

LA VIDA SIGUE. !!ADELANTE!!

Pd. El ser humano tiene una gran capacidad que no utilizamos muchas veces, conversar. Si todo se llena de silencios, cada uno los interpreta de una manera distinta y aunque ellos mismos suelen dialogar, nunca la plena verdad llega a través de ellos. Y mañana, tal vez, pensemos, por que no no dije al menos, ¡Hola!

**************

El Poema de Pablo Neruda, “Silencio” dicen que a “través del silencio se conecta con la bondad en la naturaleza, se anima a la quietud, una forma, como en la meditación, en la que permitimos que cada pieza desordenada vuelva a su lugar”

Es hermoso y yo tomo mi lugar en él, directo al corazón. Su libro “20 poemas de amor y una canción desesperada”

La poesía es “ese momento vivido” ” ese umbral cruzado”.

Poesía es ese lápiz, esa tecla, ese pincel, cincel que rompe el tiempo y en su ser es dueño de la vida y su color.

Soneto 12

Para mi corazón basta tu pecho,

para tu libertad bastan mis alas.

Desde mi boca llegará hasta el cielo

lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.

Llegas como el rocío a las corolas.

Socavas el horizonte con tu ausencia.

Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas en el viento

como los pinos y como los mástiles.

Como ellos eres alta y taciturna.

Y entristeces de pronto, como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.

Te pueblan ecos y voces nostálgicas.

Yo desperté y a veces emigran y huyen

pájaros que dormían en tu alma.

Soneto 15

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,

y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.

Parece que los ojos se te hubieran volado

y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma

emerges de las cosas, llena del alma mía.

Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,

y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.

Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.

Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:

déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio

claro como una lámpara, simple como un anillo.

Eres como la noche, callada y constelada.

Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.

Distante y dolorosa como si hubieras muerto.

Una palabra entonces, una sonrisa bastan.

Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Soneto 83

Es bueno, amor, sentirte cerca de mí en la noche,

invisible en tu sueño, seriamente nocturna,

mientras yo desenredo mis preocupaciones

como si fueran redes confundidas.

Ausente, por los sueños tu corazón navega,

pero tu cuerpo así abandonado respira

buscándome sin verme, completando mi sueño

como una planta que se duplica en la sombra.

Erguida, serás otra que vivirá mañana,

pero de las fronteras perdidas en la noche,

de este ser y no ser en que nos encontramos

algo queda acercándonos en la luz de la vida

como si el sello de la sombra señalara

con fuego sus secretas criaturas.

Marijose.-

Diré que la amistad es igual que ese cauce que un momento determinado por alguna causa que a veces nos parece extremadamente dolorosa, sin sentido o…

Cuando la arena se asienta, cuando el agua vuelve a su cauce, si es una amistad basada en pilares fuertes y verdaderos, continuará de nuevo e incluso siendo mucho más hermosa.

Así es la vida, que nos regala momentos para volver a probar, a retomar o a avanzar en el camino que solamente nosotros labramos.