“Vuelve a sonreír”, en la profunda nostalgia y melancolía que has bordado en los últimos bosquejos de tu vida, despliegan la amargura de tu alma que no logra ver luz en el resplandor de las estrellas.

Y te veo sumido en los tormentos que se asoman por entre las grietas que van dejando las desilusiones y desesperanzas, te veo hundido en el charco de tus lágrimas y digo:

¿Acaso no eras el payasito de mamá?

Resurge de la esencia de tu alma, allí está la fortaleza ya forjada, la hiciste con tus manos a rayo de sol o bajo el frío, no te detuvo una tormenta ni el gran calor…

Revisa las líneas de tus manos, en ellas está el camino ya andado, ahora mira atento el horizonte…

¿Qué ves?

Allí está lo que tu corazón anhela, ve por él.

Viviana Lizana Urbina

About viviana