Esta retahíla de versos perdidos fueron escritos alguna vez. Los guardé en un recóndito lugar de mi infinita desmemoria. Hoy salen a la luz escritos de cuando empecé a derramar tinta. Versos Perdidos sin continuidad. Palabros que existieron pero que nunca fueron. Aquí los traigo para el recuerdo, por si algún día entraran a formar parte de alguna bonita historia. La historia para la que fueron creados.

Gustavo

Tu mirada nunca es dura,

Es el crudo y puro miedo

De tu vivo y fiel reflejo en el espejo.

El que sólo evidencia tu amargura.

—–

Si a la muerte no convengo,

Con sorna le devuelvo el beso.

Mas caricias y carantoñas

Se pierde, por funesta,

La señora del manto negro.

—–

Fui rey de tierra yerma,

De patria encorajinada.

Que la vida bella no soportaba

Prefiriendo cobardía,

Corrupción y gallardía

A luchar por vivir cada día.

—–

Cuando todo es nada

Y de nada sirve volver

La vista atrás.

Cuando todo acabe

Diluyendo a la realidad,

Cuando todo surja

Por su desmesurado interés.

Entonces ahí,

Con solemnidad

Vendrás a mí,

Con toda rotundidad

A darme una “razón”

Que nada tiene que ver

Con la de la editorial.

—–

Besos raídos y oxidados

Anidan mis silencios

En las crudas noches de invierno

Bebiendo junto al fuego

Un licor que no entiendo.

Escribo grafías en papel mojado a un lado,

A otro,

Llora mi corazón asaetado.

—–

Yo que nunca nada exijo

Prefiero ser amigo

A un simple amor olvidado.

Por los siglos de los siglos

Sea así dogmatizado.

—–

Un día gris

Donde los versos lloran,

Guardo tu mirada

Para que no ande perdida

Por la inconsciencia humana.

—–

He vivido largo tiempo

En un mundo encantado

Había hadas, duendes

Seres todos de un gran valor.

No existía el odio,

La soledad ni el mal humor…

—–

Un beso tuyo es donde acaba todo

El abrigo de la aurora a la mañana

La semilla que atesoras en tu vientre,

Mi sueño, mi delirio, mi muerte.

—–

La ciudad viste sus noches

 Con el rojo de un carmín

 Y las luces de colores

 Siempre se fijan en ti…

—–

Lascivos besos enrabietados

Mordiéndose la piel.

Llueven esta noche.

Veo danzando alrededor

Lenguas salvajes que encarnan

A su suerte,

La gran batalla campal.

“Al albur de los recuerdos

De una noche febril

Pensando en ti”.


 

Va el diablo a contarme

En su ardiente y vil morada

Sus andanzas al oído.

Una a una las escucho

Y sin dudarlo un instante

Le contesto con premura,

Que si tiene mal de amargura

O talante revenido,

Se deje ya de chanzas.

Me traiga ya el infierno

Que su purgatorio me divierte

Pero  es muy aburrido.

About Gustavo Garcia

Si escribo es para apartar de mi la tristeza, La amarga conciencia.Dejo atrás con letras .El olvido de la memoria.En estos poemas cuadriculados.Que no entienden de métrica.Mis silencios engañan a los sentimientos.Quebradizos, adoptados.Y escribo y no hablo Y lloro tinteros Resultado de imagen de tinta y plumaLágrimas de tinta.Resbalando por la pluma.Hacia donde reside el poema. Desde donde nace el poema.