Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Vacío sin ti

Vacío sin ti

 

VACÍO SIN TI

Durante la noche caen las estrellas como bolas de fuego sobre mí. Esas mismas que contemplábamos juntos en las cálidas noches de verano. Se han rebelado, se muestran tediosas y amenazantes, pues aún no comprenden el motivo por el que te dejé marchar.

La propia luna, antes bucólica y romántica, aparece con su peor cara, esa oculta a los ojos de los demás. Siento su desprecio, su enojo. El universo entero confabula contra mí, lo sé. Lo siento, lo veo cada noche en los meteoritos que vienen directos hacia mí, deshaciéndose en mil pedazos antes de conseguirlo.

Sé muy bien que cometí un gran error, pero ahora no sé cómo enmendarlo. Ni sé ni tengo fuerzas para hacerlo. Me siento desahuciado de la vida, melancólico dentro de mi propia melancolía, apático y antisocial.

El sol me irrita con sus grandes rayos intimidantes, aun estando en pleno invierno, o quizá estemos en primavera, no sé. Lo único que sé es que mi corazón vive en un invierno perpetuo, cubierto de una gélida coraza que los potentes rayos de sol son incapaces de derretir. El mismo sol que nos proporcionaba ese calorcito tan agradable en los días fríos y que bronceaba tu suave piel en nuestras vacaciones. El también está en mi contra. Incide de forma directa en mi visión, volviéndome más ciego aún de lo que estoy, de lo que estuve.

Camino sobre tierra árida, yerma, invisible al resto de personas. Percibo como si girase en torno a un imposible, una infinita escalera de caracol que lo único que hace es alejarme más y más de ti. De aquellos te quiero que nunca te dije, del cariño que jamás te demostré.

Y nuestro piso, en otro tiempo tan lleno de vida, de luz, de color, de música, de risas compartidas, de silencios acomodados, de gemidos silenciados, de amor; ahora luce gris y sombrío. Hacen eco en él mis palabras, pronunciadas en voz alta en un vano intento de llenar el silencio. Ahora es intimidante, hueco, vacío. Como yo mismo, ciego, sordo, mudo, manco, vacío. Vacío sin ti.

Cojo el móvil y miro tu número en la pantalla. Sé que debería tragarme mi orgullo y marcar. Escuchar al menos tu voz una vez más. Pero además de ciego, soy cobarde. Y prefiero quedarme entre mis tinieblas, girando y girando sin fin en esta eterna escalera, que enfrentarme a la esperanza. A la esperanza de que puedas volver a mí. Y al miedo a que otra vez no sepa corresponderte.

 

About Ana Centellas

Soy Ana profesional de los números,apasionada del mundo de la letras,iniciando mi aventura literaria, aprendiendo un poquito más cada día y compartiendo mi sueño con una familia genial.

11 Comentarios

  1. Leído de manera superficial, tal y como está escrito, se podría llegar a sobrevalorar la calidad; pero si lo haces con detenimiento, observas que uno de los términos utilizados para adjetivar a la luna está fuera del contexto de la narración.

    Tómalo como una mera sujerencia, sin más.

  2. atardecerensantboidellobregat

    26 Enero, 2017 at 15:27

    Un gran relato Ana, me ha encantado. Besazos!!!

  3. Los sentimientos, cuando no se los deja brotar, se hunden en la profundidad del ser en un inúitil crecer hacia dentro. Un beso.

  4. MUY BUENO, PERO HASTA QUE NO SE QUITE LA COBARDIA Y LA LLAME NO PODRÁ HACER NADA.

  5. Precioso Ana, saludos!!!

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights