Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Triste final

angel-603011_1280

 

 

 

 

 

Desde que tenía ocho años mis padres,se separaron, a mi padre apenas lo veía porque
había rehecho su vida con otra mujer y mi madre pasaba de mi y de mi hermano David de seis años crecimos con la amargura de no saber que es tener una familia,no saber lo que se siente,la magia cuando llega una navidad o un cumpleaños, eso no lo sabemos siempre era soledad y más soledad.
Fueron pasando los años y David y yo estábamos más unidos, no nos separamos nunca,empezamos el instituto y por supuesto íbamos al mismo, yo pensaba y tenía el conocimiento de que cuando cumpliera la mayoría de edad buscaría un trabajo y nos iríamos a vivir nosotros solos,porque a nadie le interesamos excepto los abuelos paternos que si se preocupaban aunque no podían hacer nada puesto que vivían lejos.
A mi padre cada vez más se olvidaba de nosotros y mi madre enfermó, siempre estaba en cama y apenas salía a la calle, yo sabía que le quedaba poco de vida pero no sentía tristeza, llamarme egoísta pero en esos momentos no tenía ningún sentimiento solo quería a mi hermano.
Mi madre falleció al cumplir la mayoría de edad, y ya nada nos impedía irnos a vivir los dos hermanos juntos como teníamos pensado desde que eramos pequeños.
Fueron pasando los años y David y yo estábamos muy felices juntos, los dos trabajábamos y estudiamos a la vez, era agotador, pero compensaba la satisfacción y la fatiga de estudiar y trabajar. Las navidades siguientes, fueron muy especiales porque en mi trabajo entró un chico nuevo, Gustavo era muy guapo, al principio apenas nos hablamos porque yo era muy tímida y tenía una coraza que me impedía relacionarme con los demás por miedo a la soledad de nuevo.
Gustavo poco a poco con su amabilidad y la forma que me trataba me fue quitando ese miedo y me enamoré de él, bueno nos enamoramos perdidamente, aunque no lo sabíamos el uno del otro,ninguno se atrevía a dar el paso definitivo.
Un día nos fuimos a tomar un café y me decidí a decírselo,tenía mucha ilusión y le amaba, cual fue mi sorpresa cuando se lo dije que su respuesta fue No, no me lo podía creer,solo tuve ganas de llorar aunque me detuve porque no quería darle ninguna pena, cuando llegue a casa,las lágrimas inundaban mi cuarto no entendía nada,porque me dijo que no, si nos queríamos.
Mi hermano se acercó a mi y al ver que estaba llorando, se quedó toda ola noche a mi lado animándome y diciéndome.. Hermanita será el destino que estemos siempre solos..
Al día siguiente al llegar al trabajo, David ni siquiera me miró, ni me saludó, nada de nada como si no existiera, solo quería irme no podía pasar un minuto más allí y tener que verlo y como se hacia pedazos mi corazón. El jefe le mando ir al banco a hacer un pago de un proveedor a David y aprovechando su ausencia me acerqué a su escritorio para encontrar una respuesta.
En un cajón debajo de unas fotos que nos hicimos juntos una tarde,en la fuente del parque había un papel de un hospital, lo cogí no dude en leerlo. Oh Dios mio David!!!! exclamé en voz alta.
Leí que tenía cáncer y muy avanzado, le quedaba poco tiempo de vida. Eso me hundió más, enseguida llame a mi hermano para contárselo.
Cuando volvió David, le cogí de la mano y entre sollozos lo llevé al lavabo de señoras y allí le abracé y le besé, nos pusimos a llorar juntos, y le dije:
-Porque?
-Él me contestó, te amo Daniela y no quería que el poco de vida que me quede lo pases sufriendo, bastante has tenido ya en tu vida como para que sigas sufriendo y esta vez por amor, prefiero perderte y que seas feliz, créeme será lo mejor.
Yo me negué a aceptar la realidad, y me quedé a su lado hasta la hora de su muerte, un año más tarde mi hermano David salió con los amigos bebió mucho y cogió su moto, murió sin poder decirle que le quiero. Hoy he decidido ir al cementerio a ver a mis dos amores y decirles el último adiós.

Soy Daniela tengo 25 y he decidido poner fin a mi vida, esa vida que nunca tuve, esa vida que conoció la felicidad y se la arrebataron, esa vida que solo era vida sufriendo, esa vida que viví intensamente y que no me arrepiento de nada de lo que hice, simplemente amé.

©Todos los derechos reservados.

About Pedro Altamirano

Autor Pedro Altamirano, me encanta el mundo de la informatica, y hasta hace muy poco no sabía que tenía la capacidad de escribir donde conocí a gente maravillosa en la red y formamos un sueño " El poder de las letras"

7 Comentarios

  1. Un relato, profundo y triste, pero refleja los laberintos emocionales que nos tiene reservado la vida…saludos

  2. ¿Es tuyo Xavier?
    Esta muy intenso…me fascinó!!!

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights