Hoy dedico mi letra a tres etapas de la maternidad:

La que siempre es deseada y no se puede alcanzar, a las madres que estamos día a día al lado de nuestros hijos y a aquellas que siempre están en nuestro recuerdo pero que han partido.

Dedicado a las madres que soñaron con recibir el regalo de un ángel y no se les concedió la oportunidad

Me has soñado tantas veces

Has elevado tu mirada al cielo

Y extendido tus brazos amorosos para recibirme

¿Sabes?

He escuchado muchas veces esos cantos de cuna

Que sueles susurrar imaginando que me tienes en tus brazos

Madre, cierra los ojos y en pausado respiro

acaricia mis manitas

Lleva mis diminutos pies a tu boca jugando con mis deditos

Con el revés de tu mano acaricia mis mejillas

Y pasa una y otra vez tu mano tibia sobre mis ojos

Cómo quisiera poder regalarte el don esperado de mi presencia

Cómo quisiera que me supieras tuyo al caer la noche

Mas ese regalo no ha sido entregado ni a tu ansiosos brazos

ni a tu amoroso corazón, ni a tu nido vacío

Ni a mi pequeña existencia, que deberá esperar a ver la luz en otros brazos

Otra misión te ha entregado el creador

Tal vez aún no le entiendes

Pero pronto sabrás

Te llegará la señal para que todo ese amor que ansias prodigar en mí

Lo regales en luz a otros seres

Abrázame madre desde tu hermosa alma

Que solo eso nos queda

Amarnos por una eternidad sin habernos conocido

Dedicado a las madres que día a día dan su amor a los hijos que el creador les regaló

Madre, mamá, mami

Abrazo hoy esta vida que me brindaste

Ya aprendí de ti a caminar, a reír y a vivir

Veo cada día tus penares y tus glorias

Observo como en entrega total

hacia nosotros tus hijos

sueles incluso negar tu misma escencia

 

¡Amo madre!

Todo lo que eres

Tus gustos y tus palabras que nos llenan de esperanza

de valores y de calma

Gracias madre por cada mañana

Por el chocolate en la cama entregado

Por las risas de cada atardecer

Por la oración recitada al anochecer

Por las alegrías y las lagrimas vividas en mi nombre

Hoy te abrazo y  agradezco el aliento de vida que me regalaste

Los momentos vividos

El sendero que tengo por delante

El ser lo que por ti soy

Elevo mi mirada al cielo cada mañana y doy gracias

Por tenerte a mi lado

Gracias por los días enteros que aún nos falta

Para recorrer juntos este camino de la vida misma

Dedicada a las madres que se han ido y que siempre quedarán en nuestro corazón

Elevo mis manos y la mirada al cielo

Y te siento, siento tu olor y tus caricias

Hoy, parece que el tiempo no ha pasado y puedes volver a envolverme en tus brazos

Hoy escojo pensar que el tiempo no ha transcurrido

Que no me has hecho falta

Que no te he extrañado tanto

 

Hoy bajas a esta tierra para que compartamos recuerdos

Para que caminemos juntos de nuevo por el pasaje de aquel parque

en el que hablamos por horas, en el que me enseñaste a amar

en el que me enseñaste a honrar tu recuerdo

 

Dame un minuto, madre, un minuto nada más

Para que con tus cálidas manos rodees mi frente

Para que susurres a mi oído que todo estará bien

 

Dame tan solo unos pocos segundos para que en un amoroso abrazo

Me prometas que aún desde la luz donde estás vendrás a mi encuentro

Charlaremos y nos tomaremos las manos

 

Sé que debes ya marcharte y volver a donde hoy perteneces

Mas no te vayas sin prometer

Que como hoy, como tierno ovillo volveré a estar en tu regazo

Que tus manos estarán listas y abiertas para envolverme en un abrazo

 

 

About Nora Arrieta

"Me llamo Nora, vivo en la ciudad de León en México y tengo 51 años. Desde siempre me ha encantado leer y crecí con historias de cuentos y hadas en las que los sueños se hacen realidad. Me encanta la novela histórica y la poesía. En mi juventud escribí y publiqué algunas obras y abandoné las letras para retomarlas apenas hace un año, disfrutando muchísimo pintar en pliegos mi vida y las que me puedo robar en mi andar diario. ¡Gracias por leerme y sentir mis palabras en tu ser!.